Publicación aportada por Scripture Central

Black Logo

¿Cómo se refleja el templo antiguo en las siete epístolas de Juan?

KnoWhy #702 | Diciembre 8, 2023

"Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá fuera; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo".

Apocalipsis 3:12

El conocimiento

Al principio del libro de Apocalipsis, Juan enseñó: "Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de estas" (Apocalipsis 1:19). La revelación comienza con siete epístolas breves dirigidas a siete iglesias de la región alrededor de Éfeso que dan instrucciones importantes del Señor para estas iglesias. Estas epístolas personalizadas en Apocalipsis 2 y 3, terminan con una bendición prometida a quienes vencen y permanecen fieles a sus convenios con el Señor. Es importante destacar, que cada una de estas promesas se basa en las representaciones y lenguaje del templo antiguo. Como ha observado Breck England, existe "un ritual con secuencias en estas promesas", que "se aplican a todos los santos de todos los tiempos"1. Richard D. Draper y Donald W. Parry también han observado cómo cada una de estas siete bendiciones se relaciona con el Jardín del Edén, que a su vez se estableció como un "templo primigenio"2. Por lo tanto, estas bendiciones "anticipan el final de los tiempos, cuando los elegidos tendrán acceso al templo del cielo" y volverán a la presencia del Padre, siendo recibidos de nuevo en Su presencia para siempre3.
Tema claveTemplo original (Edén)Templo del cielo
1. Árbol de la vidaAdán y Eva tienen prohibido comer del fruto del árbol de la vida (véase Génesis 2:17).Los elegidos participarán del fruto del árbol de la vida (véase Apocalipsis 2:7).
2. MuerteLa muerte entra en el mundo debido a la transgresión de Adán y Eva (véase Génesis 2:17; 3:3).Los elegidos no serán heridos por la segunda muerte (véase Apocalipsis 2:11).
3. Pan/ManáAdán y Eva comerán el pan con el sudor de su frente (véase Génesis 3:19).Los elegidos comerán del maná escondido (véase Apocalipsis 2:17).
4. DominioAdán y Eva hinchen y sojuzgan la tierra y tienen dominio sobre el reino animal (véase Génesis 1:28).Los elegidos tendrán poder sobre las naciones (véase Apocalipsis 2:26).
5. Vestiduras sagradasDios hizo túnicas de pieles y vistió a Adán y Eva (véase Génesis 3:21).Los elegidos serán vestidos con vestiduras blancas (véase Apocalipsis 3:5).
6. Expulsión/RegresoEl Señor "sacó [a Adán y Eva] del huerto de Edén"; Él "echó" al hombre y a la mujer (Génesis 3:23-24).Los elegidos volverán a entrar en el templo y se convertirán (simbólicamente) en pilares en el templo; es decir, poseerán acceso eterno al templo (véase Apocalipsis 3:12).
7. Nombres recibidosDios "llamó el nombre de ellos Adán [‘humanidad’, ‘hombre y mujer’] el día en que fueron creados" (Génesis 5:2).Los elegidos de Dios recibirán el nombre de Dios y el nuevo nombre de Cristo (véase Apocalipsis 3:12)
Por ejemplo, la carta a la iglesia de Éfeso promete: "Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios" (Apocalipsis 2:7). El árbol de la vida era uno de los árboles principales del Jardín del Edén, y Adán y Eva tuvieron prohibido comer de su fruto tras la Caída. El árbol de la vida seguiría desempeñando un papel importante en el templo, ya que la menorá era una representación del árbol de la vida con sus siete ramas (véase Éxodo 25:31-37). Por lo tanto, como observan Draper y Parry, "las representaciones de Juan sugieren que la única manera de alcanzar este árbol y, por lo tanto, la vida eterna, es yendo al templo. En efecto, el árbol de la vida sugiere que la caída de Adán ha sido superada; la muerte espiritual ya no puede reclamar al individuo que obedece a Dios"4. Del mismo modo, Richard D. Draper y Michael D. Rhodes también señalan que la tradición judía "sostenía que participar del fruto del árbol era la recompensa para todos aquellos que lograban la vida eterna", ya que los justos regresaban al paraíso de Dios y disfrutaban de Su presencia5. Otra clara referencia a las ordenanzas del templo y sus bendiciones puede encontrarse en la bendición del Señor a la iglesia de Sardis: "El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre y delante de sus ángeles" (Apocalipsis 3:5). El recibir nuevas vestiduras sagradas es un aspecto clave en la adoración en el templo, tanto antiguo como moderno. Estas vestiduras sagradas están relacionadas con una variedad de significados importantes en las Escrituras y permiten a los santos emular a seres exaltados como preparación para entrar en la presencia del Señor6. De hecho, Apocalipsis 3:4 promete que los justos "andarán conmigo en vestiduras blancas". Como han observado Draper y Rhodes, "se puede oír el eco de la adoración en el templo, pues es en esos edificios sagrados, al vestirse de blanco y entrar en la obra salvífica vicaria, que uno camina con Dios" 7. Estas prendas sagradas también se remontan al Jardín del Edén. Antes de ser expulsados del Edén, "Jehová Dios hizo a Adán y a su mujer túnicas [gárment o vestidura] de pieles, y los vistió" (Génesis 3:21). Después de que Adán y Eva recibieran estas vestiduras, el Señor declaró: "He aquí el hombre ha llegado a ser como uno de nosotros", conociendo ahora el bien y el mal y estando revestido de vestiduras sagradas (Génesis 3:22). Finalmente, otro paralelo digno de mención se encuentra en la promesa del Señor a las iglesias de Filadelfia y Pérgamo: "Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá fuera; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo" (Apocalipsis 3:12). Del mismo modo, el Señor también "le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita un nombre nuevo escrito, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe" (Apocalipsis 2:17)8. Esto es similar al nombre que el Señor dio a Adán y Eva en el Jardín del Edén: "El día en que creó Dios al hombre, a semejanza de Dios lo hizo. Varón y hembra los creó; y los bendijo, y llamó el nombre de ellos Adán" (Génesis 5:1-2). La recepción de nuevos nombres sagrados se inspira en los rituales de coronación del antiguo Cercano Oriente, que solían tener lugar en el recinto de un templo. En muchos casos, se daban varios nombres a un nuevo rey, lo que recuerda los nombres divinos dados al futuro Mesías en Isaías 9:6 y los múltiples nombres dados al peticionario del templo en estos dos versículos9. Además, la coronación de algunos reyes bíblicos también estaba relacionada con un pilar del templo, que servía como "símbolo funcional de la estabilidad real y, por tanto, de la institución de la realeza"10. Como tal, el solicitante del templo que vive sus convenios es prometido en última instancia por estas bendiciones para convertirse en reyes y reinas en el reino de los cielos11.

El porqué

A lo largo de sus siete epístolas, Juan se dirige colectivamente a estas siete iglesias contra los peligros inminentes de la apostasía. Como señalan Draper y Parry, "la apostasía corría a todo vapor, alimentada por falsos profetas y apóstoles. Ramas enteras estaban siendo ignorante o voluntariamente invadidas por ella. El mensaje a las iglesias era una clara advertencia de que Dios las abandonaría a menos que volvieran a Él"12. Solo recordando y permaneciendo fieles a sus convenios del templo pueden los santos, entonces y ahora, sobrevivir a tiempos turbulentos, evitar los dolores de la segunda muerte y esperar regresar a la presencia de Dios. Aunque no nos enfrentamos necesariamente a los mismos desafíos que la antigua Iglesia, también necesitaremos la guía y las bendiciones del Señor que nos llegan a través de los convenios que hemos hecho con Él en los templos sagrados. Como explicó recientemente el élder Dale G. Renlund: "El guardar los convenios hechos en las pilas bautismales y en los templos también nos proporciona fortaleza para resistir las pruebas y los sinsabores de la mortalidad. La doctrina asociada con estos convenios nos facilita el camino y nos proporciona esperanza, consuelo y paz"13. En última instancia, los que superen todas las pruebas y permanezcan fieles al Señor serán herederos de la bendición suprema: "Al que venciere, yo le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido y me he sentado con mi Padre en su trono" (Apocalipsis 3:21). Esta bendición final, la promesa de vivir con Dios y llegar a ser como Él, es nuestro objetivo final cuando nos esforzamos por acercarnos a nuestro Padre celestial14. En última instancia, a través del templo, podemos obtener esta y todas las demás bendiciones prometidas a medida que nos esforzamos por acercarnos a Él.

Otras lecturas

Richard D. Draper y Donald W. Parry, “Seven Promises to Those Who Overcome: Aspects of Genesis 2–3 in the Seven Letters”, en The Temple in Time and Eternity, ed. Donald W. Parry y Stephen D. Ricks (Provo, UT: Foundation for Ancient Research and Mormon Studies, 1999), 121–141. Breck England, The Bright and Morning Star: Finding and Following Jesus in the Book of Revelation (Orem, UT: Interpreter Foundation; Salt Lake City, UT: Eborn Books, 2023), 41–64. Richard D. Draper y Michael D. Rhodes, The Revelation of John the Apostle (Provo, UT: BYU Studies, 2013), 82–131.

1. Breck England, The Bright and Morning Star: Finding and Following Jesus in the Book of Revelation (Orem, UT: Interpreter Foundation; Salt Lake City, UT: Eborn Books, 2023), 51, 27. 2. Véase Richard D. Draper y Donald W. Parry, “Seven Promises to Those Who Overcome: Aspects of Genesis 2–3 in the Seven Letters”, en The Temple in Time and Eternity, ed. Donald W. Parry y Stephen D. Ricks (Provo, UT: Foundation for Ancient Research and Mormon Studies, 1999), 138, table 2. 3. Draper y Parry, “Seven Promises to Those Who Overcome”, 122. Para consultar un gráfico que muestra veinticuatro formas en que el libro del Apocalipsis recurre a elementos del templo terrenal para representar el templo celestial, véase John W. Welch y John F. Hall, Charting the New Testament (Provo, UT: Foundation for Ancient Research and Mormon Studies, 2002), chart 17-4. Además, otra tabla útil con respecto a los mensajes dados a las siete iglesias se puede encontrar en Welch y Hall, Charting the New Testament, tabla 17-2.4. Draper y Parry, “Seven Promises to Those Who Overcome”, 129. 5. Richard D. Draper y Michael D. Rhodes, The Revelation of John the Apostle (Provo, UT: BYU Studies, 2013), 89. 6. Véase Donald W. Parry, “Ancient Sacred Vestments: Scriptural Symbols and Meanings”, en Temple Insights: Proceedings of the Interpreter Matthew B. Brown Memorial Conference, “The Temple on Mount Zion”, 22 September 2012, ed. William J. Hamblin y David Rolph Seely (Orem, UT: Interpreter Foundation; Salt Lake City, UT: Eborn Books, 2014), 219–240. 7. Draper y Rhodes, Revelation of John the Apostle,115. 8. Esta piedra con un nuevo nombre se discute en DyC 130:10–11, declarando que esta piedra "se convertirá en un Urim y Tumim ... y a cada uno de los que entran en el reino celestial se da una piedrecita blanca, en la cual está escrito un nombre nuevo que ningún hombre conoce, sino el que lo recibe. El nombre nuevo es la palabra clave". 9. Para obtener más información sobre la recepción de nombres sagrados en una coronación o iniciación en el templo, véase Central del Libro de Mormón, “¿Por qué Benjamín dio múltiples nombres a Jesús en la coronación de su hijo Mosíah? (Mosíah 3:8)”, KnoWhy 536 (15 de noviembre de 2019); Central del Libro de Mormón, “ ¿Por qué Jesús fue nombrado Hijo de Dios en su bautismo? (Marcos 1:11; cf. Mateo 3:17; Lucas 3:22)”, KnoWhy 655 (27 de enero de 2023).10. Richard H. Wilkinson, “The ΣΤΥΛΟΣ of Revelation 3:12 and Ancient Coronation Rites”, Journal of Biblical Literature 107, no. 3 (1988): 500. 11. Para una discusión adicional sobre la recepción de nuevos nombres en estas cartas, véase Draper y Rhodes, Revelation of John the Apostle, 101–103, 120–121. 12. Draper y Parry, “Seven Promises to Those Who Overcome”, 139. 13. Dale G. Renlund, “Cómo acceder al poder de Dios a través de los convenios”, Conferencia general, abril de 2023. 14. Para una discusión sobre la exaltación y el llegar a ser como Dios, véase Central del Libro de Mormón, “What Did Early Christians Teach about Exaltation? (1 Juan 3:2)”, KnoWhy 701 (28 de noviembre de 2023).

Revelación
Nuevo Testamento
Templo de Kirtland

© Copyright 2024 Central de las Escrituras: Una organización sin fines de lucro. Todos los derechos reservados.. Registrado 501(c)(3). EIN: 20-5294264