Publicación aportada por Scripture Central

Black Logo

¿Qué significó la gracia para Pablo?

KnoWhy #683 | Agosto 15, 2023

"[P]or cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia mediante la redención que es en Cristo Jesús".

Romanos 3:23-24

El conocimiento

La gracia de Jesucristo es una de las creencias más importantes que comparten todos los cristianos. Es una doctrina presentada en la Biblia, el Libro de Mormón y otras escrituras de la Restauración. El apóstol Pablo es quizás el cristiano de la antigüedad más conocido que enfatizó la necesidad de la gracia de Jesucristo en nuestras vidas. Él plantea el tema ampliamente en muchas de sus epístolas registradas en el Nuevo Testamento. Él plantea el tema ampliamente en muchas de sus epístolas registradas en el Nuevo Testamento. Sin embargo, como suele ocurrir en las traducciones, la palabra "gracia" no transmite ampliamente todos los matices y significados que pretendía Pablo y que eran conocidos por su antiguo auditorio. La palabra griega charis, que suele traducirse como "gracia", tiene una larga historia llena de ricos significados en el mundo helenístico anterior y posterior a Pablo. Cuando se entiende correctamente en su contexto del siglo I, el significado y la naturaleza de la gracia de Jesucristo pueden ser más apreciados, atesorados y correspondidos por los cristianos de todo el mundo. Brent J. Schmidt recientemente ha estudiado cómo se consideraba la gracia desde la antigüedad hasta la modernidad1. A diferencia de las nociones modernas que ven la gracia como un don gratuito que requiere poco o nada a cambio, Schmidt descubre que las antiguas fuentes griegas y romanas se refieren a la gracia como una relación de convenio entre dos partes. Como el amor, la gracia es recíproca. La relación de charis que existía entre un patrón (benefactor) y un cliente (asociado obediente) incluía "la necesidad de que benefactores y receptores de obras de beneficiencia mostraran mutuamente su agradecimiento y aprecio" y "compartieran los dones de forma que honraran al patrón"2. Cuando el cliente recibía la gracia, o charis, de su patrón, mostraba su agradecimiento a través de pequeños regalos o actos de aprecio. Así pues, se entiende que la verdadera gracia es recíproca y beneficia a ambas partes, al tiempo que honra y muestra gratitud al benefactor. De hecho, las palabras inglesas grace, graciousness y gratitude proceden de la palabra latina gratia. De este modo, la gratitud es la esencia de la gracia. Los escritos judíos helenísticos—incluida la Septuaginta griega, así como los escritos de Josefo y Filón—parecen utilizar la palabra charis del mismo modo que los escritos helenísticos clásicos3. Por lo tanto, parece que los autores del Nuevo Testamento, incluido el apóstol Pablo, estaban familiarizados con este uso. Esto es especialmente cierto en el caso de Pablo, que nació y creció como ciudadano romano y estaba íntimamente familiarizado con el saber clásico del mundo helenístico4. Como señala Schmidt: "Pablo comprendía de forma innata las convenciones sociales de la beneficencia, y... Pablo utilizó el término charis de acuerdo con las convenciones sociales mediterráneas recíprocas que le eran propias"5. Por lo tanto, la declaración de Pablo de que Dios "me llamó por su gracia" se traduce mejor como "me llamó por su gracia" (Gálatas 1:15). Pablo "utilizó la palabra y la idea de la gracia como un medio para enseñar la importancia del servicio". Al ser ordenado e invitado por Dios a difundir el Evangelio, Pablo adquirió poder relacional para cumplir la voluntad de Dios, enseñando que "el don de la gracia de Dios otorga poder y que todos los diversos dones espirituales (o poderes) se reciben a través de la gracia"6. Este poder de la gracia tiene efectos de largo alcance para ambas partes implicadas, en este caso, para Dios y sus hijos. En última instancia, "el poder de arrepentirse, cambiar y obtener el perdón procede de la gracia recíproca". Por un lado, esta gracia culmina en que Dios nos capacita para superar la muerte física y espiritual7. Esto queda especialmente claro en la afirmación de Pablo de que "todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia mediante la redención que es en Cristo Jesús" (Romanos 3:23-24). Al final, es solo por medio de la gracia de Jesucristo por la que nos salvamos, después de hacer cuanto podamos (véase 2 Nefi 25:23). Esto no significa que la gracia nos libere de obligaciones por nuestra parte. Al igual que otros autores de la antigüedad, Pablo consideró originalmente la gracia de Dios como una relación recíproca en la que entramos. Sin embargo, la naturaleza recíproca de charis, fue desgraciadamente "a menudo pasada por alto, ya que los teólogos posteriores hicieron hincapié en los aspectos 'gratuitos' de la gracia"8. Así pues, las afirmaciones de Pablo tienen más sentido hoy en día si se tiene en cuenta su contexto inmediato. Por ejemplo, las relaciones romanas charis (gracia) se habían comercializado mucho en la época de Pablo, lo que llevó a muchos escritores romanos contemporáneos a ver la charis como algo negativamente condescendiente9. Y las nociones modernas de la gracia también han afectado a la forma en que los lectores ven este don en la Biblia. Por ejemplo, la enseñanza de que somos "justificados gratuitamente por su gracia" en Romanos 3:24 se traduce mejor del griego como "justificados como un don por su gracia" (énfasis añadido). Las ideas modernas sobre la concesión de dones han llevado a muchos teólogos a considerar la gracia como un don único (en lugar de como una bondad en una relación continua) y libre de obligaciones (cuando en la antigüedad no existían tales nociones de dones no vinculantes)10. La naturaleza recíproca de los dones charis requiere que cada uno sea retribuido, aunque nunca en su totalidad. De hecho, nunca podremos retribuir al Señor por completo ninguna bendición que nos haya concedido (véase Mosíah 2:20-25). Sin embargo, mediante nuestras palabras de agradecimiento y acciones de cumplimiento de los deseos de Dios, somos capaces de demostrarle que apreciamos lo que ha hecho por nosotros, siendo facultados por Él para corresponder a Su gracia haciendo Su voluntad. Accedemos a la gracia y a los dones de Jesucristo cuando hacemos y mantenemos convenios con Dios. Así cosechamos las bendiciones de la gracia a través de vivir conscientemente los principios correctos de una manera que agrada y extiende nuestra gratitud a Él.

El porqué

La naturaleza antigua y recíproca de la gracia se afirma en toda la Biblia y en el Libro de Mormón. El rey Benjamín enseñó especialmente sobre la gracia de Dios cuando afirmó que todo lo que tenemos, incluso nuestro propio aliento, es un regalo del Señor. Sin embargo, no importa lo que hagamos, nunca podremos recompensar plenamente al Señor por lo que hace por nosotros. De hecho, "si [le sirvieras] con toda vuestra alma, todavía seríais servidores improductivos" (Mosíah 2:21). A pesar de nuestra absoluta incapacidad para recompensar al Señor por su generosa bondad, la relación carismática de convenio que compartimos con el Señor se afirma en nuestra voluntad de seguirle. El rey Benjamín continúa: "[T]odo cuanto él os requiere es que guardéis sus mandamientos; y os ha prometido que si guardáis sus mandamientos, prosperaréis en la tierra; y él nunca varía de lo que ha dicho; por tanto, si guardáis sus mandamientos, él os bendice y os hace prosperar" (Mosíah 2:22). La relación que tenemos con el Señor es una relación que continuará bendiciéndonos durante toda nuestra vida11. Sin embargo, si queremos asegurar la mayor de todas las bendiciones que el Señor desea impartirnos, debemos demostrarle que estamos dispuestos a renunciar a nuestros propios deseos y a entrar en un convenio para servirle. Al hacerlo, aceptamos la gracia del Señor en nuestras vidas y mantenemos nuestra relación con Él. De esta manera, Benjamin concluye, "el convenio que habéis hecho es un convenio justo [...] y no hay otro título por medio del cual podáis ser librados [...] Porque ¿cómo conoce un hombre al amo a quien no ha servido?" (Mosíah 5:6, 8, 13).

Otras lecturas

Brent J. Schmidt, Relational Grace: The Reciprocal and Binding Covenant of Charis (Provo, UT: BYU Studies, 2015), 87–114. Brent J. Schmidt, “Grace in the Book of Mormon”, BYU Studies Quarterly 54, no. 4 (2015): 119–134.

1. Véase de manera general, Brent J. Schmidt, Relational Grace: The Reciprocal and Binding Covenant of Charis (Provo, UT: BYU Studies, 2015). 2. Schmidt, Relational Grace, 40. 3. Schmidt, Relational Grace, 41–49. 4. Véase Hechos 22:25–28; Central del Libro de Mormón, “¿Cómo interactuó Pablo con las filosofías griegas en Atenas? (Hechos 17:28)”, KnoWhy 681 (2 de agosto de 2023).5. Schmidt, Relational Grace, 88. Debido a que esto es drásticamente diferente de muchas concepciones modernas sobre la gracia, Schmidt (en las páginas 106-114) ofrece respuestas detalladas a muchas de las cuestiones que los lectores modernos podrían plantearse inicialmente al conceptualizar la gracia como una relación recíproca por primera vez. 6. Schmidt, Relational Grace, 90, 91, 96; véase Romanos 12:6. 7. Véase Schmidt, Relational Grace, 97–101. 8. Schmidt, Relational Grace, 106. 9. Véase Schmidt, Relational Grace, 77. 10. Schmidt, Relational Grace, 106. 11. Véase Ezequiel 18 para otro estudio de esta relación: los que mantengan sus relaciones de convenio con el Señor entrarán en Su presencia, y los que no lo hagan quedarán excluidos de ella.

Santa Biblia

© Copyright 2024 Central de las Escrituras: Una organización sin fines de lucro. Todos los derechos reservados.. Registrado 501(c)(3). EIN: 20-5294264