KnoWhy #727 | Abril 30, 2024

¿Quién era Amalekí?

Publicación aportada por

 

Scripture Central

"He aquí, soy Amalekí hijo de Abinadom". Omni 1:12

El conocimiento

La mayoría de los lectores saben muy poco sobre los seis autores que aparecen después de Enós en las planchas menores de Nefi. Incluso está la duda sobre si se les debería llamar profetas, sacerdotes o ambas cosas1. De los cinco historiadores del libro de Omni, Amalekí, destaca por varias razones. Sus palabras ocupan diecinueve de los treinta versículos del libro2. Fue el último en su línea de custodios nefitas de las planchas menores, y descendía directamente del profeta Jacob, a quien su hermano mayor Nefi había confiado el registro y la custodia de las planchas. Este encargo de la realeza y profético fue cumplido, con mayor o menor detalle, por cada descendiente de Jacob hasta Amalekí3. Amalekí fue uno de por lo menos dos hijos de Abinadom y nació "en los días de Mosíah [padre del rey Benjamín]"4. Debido a que Nefi le había ordenado a Jacob (y a través de él, a sus descendientes) que "no tratara más que ligeramente la historia de este pueblo", el momento exacto de los acontecimientos en esta sección del Libro de Mormón es incierto (Jacob 1:2). Pero sí sabemos que Amalekí vivió durante los días de Mosíah y hasta el reinado de Benjamín (Omni 1:23). En algún momento, durante ese reinado, Amalekí "empe[zó] a envejecer", una frase que el Libro de Mormón utiliza a menudo para referirse a individuos de alrededor de setenta años5. Aunque no se sabe nada de los sermones que Amalekí llegó a dar, dejó constancia de sus exhortaciones finales en las últimas líneas de las planchas menores de Nefi. Amalekí creía en el llamamiento profético y el liderazgo de Mosíah (Omni 1:12-13, 20). Mientras se preparaba para entregar las planchas al sucesor de Mosíah, el rey Benjamín, dejó una serie final de exhortaciones para los futuros lectores del registro de su familia, comenzando por invitar a todas las personas a "que vengan a Dios, el Santo de Israel" y a creer en seis cosas:
  1. Profecía
  2. Revelaciones
  3. El ministerio de ángeles
  4. El don de hablar en lenguas
  5. El don de interpretar idiomas
  6. todas las cosas que son buenas (Omni 1:25)
Parece probable que cada uno de estos seis puntos esté relacionado con experiencias de la propia vida de Amalekí.

Profecías y revelaciones

Amalekí vivió una vida que ejemplificaba su creencia. Él y algunos miembros de su familia siguieron a Mosíah, padre del rey Benjamín, al salir de la tierra de Nefi hacia una nueva tierra, confiando en que Mosíah estaba recibiendo la palabra del Señor6. En este viaje se aventuraron en el desierto, donde "escuchar[on] la voz del Señor [...] y fueron conducidos por muchas predicaciones y profecías" y "continuamente fueron amonestados por la palabra de Dios, y guiados por el poder de su brazo" (Omni 1:13). Amalekí se estableció en la nueva tierra mientras que otros, incluido su propio hermano, partieron para recuperar su antigua tierra de herencia (véase Omni 1:27-30). Amalekí se mantuvo fiel a lo que sabía que el Señor le había ordenado hacer.

El ministerio de ángeles

Aunque el registro de Amalekí no indica cómo obtuvo el historiador su testimonio del ministerio de los ángeles, está claro que lo tuvo, considerando su sincero deseo de que todos recibieran también ese testimonio. Pudo haber invocado al Señor y haber sido consolado por Sus mensajeros muchas veces: mientras se establecía en Zarahemla, lloraba la partida de su hermano, soportaba las contiendas entre el pueblo o la guerra contra los lamanitas (Omni 1:24, 27-30; Palabras de Mormón 1:12-14).

El don de hablar en lenguas

Mientras que la brecha lingüística entre los nefitas y el pueblo de Zarahemla fue salvada por los diligentes esfuerzos del rey Mosíah, Amalekí habría sido testigo de una aplicación del don de hablar en lenguas (Omni 1:18). Esto no habría sido un acontecimiento de una sola vez, ya que las diferencias lingüísticas como las existentes entre nefitas y mulekitas son difíciles de resolver en cualquier sociedad. Amalekí probablemente reconoció la mano del Señor en este proceso muchas veces, ya que vivió en la tierra de Zarahemla durante gran parte de su vida. Esta mención precristiana del don de lenguas es notable, aunque tenemos pocos indicios de cómo podría haberse comparado con una comprensión cristiana temprana7.

Interpretación de idiomas

Un don relacionado del Espíritu, "el don de interpretar idiomas", también fue registrado por Amalekí. Mientras que hablar en lenguas parece ser claramente verbal, este don de interpretación puede haberse referido específicamente a la traducción escrita. Amalekí sabía del don de Mosíah y registró cómo "se le trajo [a Mosíah] una piedra grande con grabados", y el profeta-rey y vidente "interpretó los grabados por el don y poder de Dios", relatando la historia que contenía a algunos de su pueblo (Omni 1:20-21). Este don también pudo haber sido empleado por Mosíah mientras enseñaba a los mulekitas su lengua y también pudo haber sido visto como una bendición del Señor de múltiples maneras.

Todas las cosas que son buenas

Se pueden encontrar muchas aplicaciones de este principio en el registro de Amalekí, pero una a considerar inmediatamente sería que el Señor no era la fuente del descontento y la lucha que los nefitas habían experimentado tan a menudo en vida de Amalekí. Amalekí quería que su audiencia supiera que todas las cosas buenas vienen del Señor y que "lo que es malo viene del diablo" (Omni 1:25). Por último, al final de su relato, Amalekí repitió su anterior mandamiento de venir al Señor, pero ahora nombraba específicamente al Salvador. Exhortó a su futura audiencia diciendo: "[Venir] a Cristo, el cual es el Santo de Israel, y participaseis de su salvación y del poder de su redención". Como camino hacia este fin, Amalekí dijo a sus lectores que "[ofrecieran sus] almas enteras como ofrenda", que "[continuaran] ayunando y orando" y que "[perseveraran] hasta el fin", concluyendo que "así como vive el Señor, seréis salvos" (Omni 1:26).

El porqué

Amalekí no tenía hijos ni parientes a los que pudiera confiar las planchas menores después de que él "[comenzara] a envejecer" (Omni 1:25, 30). Sabiendo esto, así como el hecho de que el rey Benjamín era "un varón justo ante el Señor", Amalekí seguramente tomó la difícil decisión de concluir la custodia de su familia sobre este registro sagrado y entregarlo al rey Benjamín (Omni 1:25). Como el profeta Mormón registraría más tarde, después de que Amalekí hubo "entregado estas planchas [menores] en manos del rey Benjamín", el rey las tomó y las depositó con las planchas mayores de Nefi, que habían sido guardadas y transmitidas por los reyes (Palabras de Mormón 1:10). Sin duda fueron estudiadas no solo por el rey Benjamín sino también por otros gobernantes y profetas nefitas a través de las generaciones, ya que su influencia se puede detectar en muchos discursos a lo largo del Libro de Mormón8. La contribución fiel y diligente de Amalekí, por pequeña que fuera, tuvo un impacto significativo. Incluso se puede ver a Moroni repitiendo parte del lenguaje de Amalekí al escribir su propia despedida final en las páginas finales del Libro de Mormón (compare Omni 1:26 con Moroni 10:30). El hecho de que Amalekí entregara las planchas menores al rey Benjamín permitió que Mormón, quinientos años más tarde, las incluyera entre sus registros "para un sabio propósito [...] de acuerdo con las impresiones del Espíritu del Señor que está en mí" (Palabras de Mormón 1:7). Ese propósito sería dado por el Señor en la revelación moderna: reemplazar las páginas robadas por los designios de individuos malvados durante la traducción del Libro de Mormón (DyC 10:34-52). Como afirmó Gary R. Whiting, "Dios no ha colocado ninguna 'página de relleno' en el Libro de Mormón. ... aunque su registro es pequeño y está escondido dentro de un libro comúnmente considerado insignificante, Amalekí hace una gran contribución al Libro de Mormón"9. Al ser el último de su linaje, Amalekí pudo haberse preguntado por el legado que dejaba al final de su vida. A menudo, en nuestras propias vidas, nos planteamos las mismas cosas: si hemos tenido un impacto positivo en las vidas de aquellos que nos importan, si nuestra fidelidad y diligencia en una vocación difícil o aparentemente discreta merecen realmente la pena al final. La vida de Amalekí es un testimonio de que nuestras acciones fieles son importantes y de que el Señor magnificará y utilizará nuestras humildes ofrendas de formas que van más allá de nuestra imaginación. Si nos mantenemos fieles al Señor, "ofrecedle vuestras almas enteras como ofrenda [...] y perseverad hasta el fin", sabremos que el Señor se acordará de nosotros y que "así como vive el Señor, seréis salvos" (Omni 1:26).

Otras lecturas

Central de las Escrituras, “¿Por qué todos los autores de las planchas menores siguieron un patrón? (Jacob 7:27)”, KnoWhy 74 (abril 1, 2017). Clifford P. Jones, “The Prophets Who Wrote the Book of Omni”, Interpreter: A Journal of Latter-day Saint Faith and Scholarship 34 (2020): 221–244. Gary R. Whiting, “The Testimony of Amaleki”, en The Book of Mormon: Jacob through Words of Mormon, To Learn With Joy, ed. Monte S. Nyman y Charles D. Tate Jr. (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University; Salt Lake City, UT: Deseret Book, 1990), 295–306. John S. Tanner, “Jacob and His Descendants as Authors”, en Rediscovering the Book of Mormon, ed. John L. Sorenson y Melvin J. Thorne (Provo, UT: Foundation for Ancient Research and Mormon Studies, 1991), 52–66.

1. Vale la pena señalar que Mormón, al relatar su descubrimiento de estas planchas, se refirió a los autores como profetas (Palabras de Mormón 1:3). Para una discusión reciente sobre la justicia personal y el posible papel profético de los descendientes de Jacob, véase Clifford P. Jones, “The Prophets Who Wrote the Book of Omni”, Interpreter: A Journal of Latter-day Saint Faith and Scholarship 34 (2020): 221–244. 2. Parte de la longitud relativa de los escritos de Amalekí se puede atribuir al hecho de que no estaba preservando espacio para futuros escribas. El poco espacio que quedaba en las planchas menores—los diecinueve versículos de Amalekí llenaban las planchas (Omni 1:30)—también debe recordarse al hablar de la brevedad de los registradores anteriores. 3. Para más información sobre esto, véase Central del Libro de Mormón, “¿Por qué todos los autores de las planchas menores siguieron un patrón? (Jacob 7:27)”, KnoWhy 74 (abril 1, 2017). Como se muestra en la tabla en KnoWhy 74, Amalekí fue notablemente el único de los cinco autores de Omni que cumplió con los diez criterios establecidos por Jacob al describir los puntos que cada uno de sus descendientes debería cubrir en estas planchas menores. 4. Omni 1:12, 23, 30. No está claro si el nacimiento de Amalekí tuvo lugar antes o después de que el Señor le advirtiera a Mosíah que saliera de la tierra de Nefi (Omni 1:12). En el versículo 19, Mosíah es nombrado rey sobre los pueblos unidos de Zarahemla y Mosíah. En los versículos 20–22, Amalekí relata que "en los días de Mosíah", el rey interpretó los grabados de una piedra grande por el don y el poder de Dios. Después de esto, en el versículo 23, Amalekí afirma que nació "en los días de Mosíah". Este ordenamiento, sumado a la recitación de tercera mano de la historia reciente en Omni 1:12-22, podría indicar que nació en la tierra de Zarahemla. Sin embargo, el hecho de que muriera de viejo durante el reinado del sucesor de Mosíah indicaría que tal vez Amalekí era demasiado joven para haber tenido conocimiento de estos acontecimientos cuando ocurrieron y se le enseñaron más tarde. 5. Omni 1:25. Incluyendo en Omni 1:25, la frase “emprecé a envejecer” se usa siete veces en el Libro de Mormón: Jacob 1:9; Jacob 7:26; Enós 1:25; Mormón 6:6; Éter 5:19; y 9:14. En tres de esos casos, Jacob 1:9 (Nefi), Enós 1:25 (implícito tanto para Jacob como para Enós) y Mormón 6:6 (Mormón), se usa para indicar edades de aproximadamente setenta años o más. Los otros versículos no dan marcadores cronológicos internos indicativos. Sin embargo, según los tres versículos citados, parece apropiado estimar que la edad de Amalekí es de unos setenta años aquí. John W. Welch propone que Amalekí falleció a los setenta y dos años en “Longevity of Book of Mormon People and the ‘Age of Man’”, Journal of Collegium Aesculapium 3 (1985): 37–38. En su trabajo reciente, Jerry Grover estima que Amalekí "envejece y transfiere [las] planchas menores al rey Benjamín" a los sesenta y cinco años. Véase Jerry D. Grover Jr., Calendars and Chronology of the Book of Mormon (Tecumseh, MI: Challex Scientific Publications, 2023), 168. 6. No sabemos los detalles de quién de la línea de Jacob siguió a Mosíah. Amalekí y su hermano anónimo ciertamente lo hicieron. Sin embargo, no sabemos si su padre, Abinadom, o cualquier hermana, esposa o hijo potencial se unió a ellos en este viaje. Además, no está claro si Amalekí siguió a Mosíah de joven o de adulto. 7. El don de "diversos géneros de lenguas" se enumera como un don espiritual en 1 Corintios 12:10. La erudición moderna ahora distingue entre "el don de una lengua ‘desconocida‘ o ’celestial’ (glosolalia) y la capacidad milagrosa de hablar en un idioma ordinario que el hablante no había conocido previamente (xenoglosia)". J. Spencer Fluhman, “The Joseph Smith Revelations and the Crisis of Early American Spirituality”, en The Doctrine and Covenants: Revelations in Context, ed. Andrew H. Hedges, J. Spencer Fluhman y Alonzo L. Gaskill (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University; Salt Lake City, UT: Deseret Book, 2008), 66–89. Los desafíos lingüísticos superados por la comunidad de Zarahemla caerían bajo el paraguas de la xenoglosia. 8. Para un excelente estudio reciente de la influencia de las planchas menores en el resto del Libro de Mormón, véase John Hilton III, Voices of the Book of Mormon: Discovering Distinctive Witnesses of Jesus Christ (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University; Salt Lake City, UT: Deseret Book, 2024). 9. Gary R. Whiting, “The Testimony of Amaleki”, en The Book of Mormon: Jacob through Words of Mormon, To Learn With Joy, ed. Monte S. Nyman y Charles D. Tate Jr. (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University; Salt Lake City, UT: Deseret Book, 1990), 295, 305.

Libro de Mormón
Rey Benjamin

© Copyright 2024 Central de las Escrituras: Una organización sin fines de lucro. Todos los derechos reservados.. Registrado 501(c)(3). EIN: 20-5294264