Publicación aportada por Scripture Central

Black Logo

¿Por qué Esteban repitió la historia israelita?

KnoWhy #679 | Julio 14, 2023

"¿A cuál de los profetas no persiguieron vuestros padres? Y mataron a los que anunciaron de antemano la venida del Justo, de quien ahora vosotros habéis sido entregadores y asesinos".

Hechos 7:52

El conocimiento

Como la Iglesia crecía rápidamente en Jerusalén, los Doce apóstoles llamaron a siete hombres para que ayudaran con las necesidades temporales de los Santos, especialmente cuidando de las viudas griegas (véase Hechos 6:1–6). Uno de estos siete hombres, Esteban, estaba "lleno de fe y de poder, hacía grandes prodigios y milagros entre el pueblo" (Hechos 6:8). Pero ciertos judíos de Egipto y Turquía empezaron a discutir con Esteban y, aunque éste resistió sus argumentos, reclutaron en secreto a unos cuantos hombres para que juraran falsamente que habían oído a Esteban blasfemar contra Moisés e incluso contra Dios (Hechos 6:11). Basándose en sus acusaciones, Esteban fue arrestado y acusado de blasfemia, un delito capital. Fue llevado ante el consejo, donde pronunciaría uno de los sermones más conocidos registrados en el libro de los Hechos1. A lo largo de su discurso, Esteban hace referencia a diversos acontecimientos de la historia israelita. Como señalan Andrew C. Skinner y D. Kelly Ogden, "Esteban repasa la historia de Israel para mostrar cómo los grandes personajes, acontecimientos, doctrinas y prácticas eran todos modelos y formas de Cristo, y cómo todo el pasado culmina en la venida del Mesías, Jesús"2. Al hacerlo, Esteban muestra además cómo la historia de Israel es un ciclo de apostasía y restauración: Israel tiene una larga historia de rebelión contra el Señor, que culmina con su rechazo del Mesías. Esteban comienza su defensa refiriéndose, en contraste, a la obediencia de Abrahám: "El Dios de la gloria se apareció a nuestro padre Abraham, estando en Mesopotamia, antes que morase en Harán, y le dijo: Sal de tu tierra y de tu parentela, y ven a la tierra que yo te mostraré" (Hechos 7:2-3). Como Abraham obedeció al Señor, hizo un convenio con él según el cual su descendencia heredaría la tierra prometida (véase Hechos 7:5-7). La fe y la obediencia de Abraham establecieron una norma para sus descendientes que, por desgracia, sería ignorada en gran medida. A continuación, Esteban relata cómo los hijos de Jacob, "movidos por envidia, vendieron a José para Egipto; pero Dios estaba con él" (Hechos 7:9). Vincent K. H. Ooi, erudito del Nuevo Testamento, señaló que este incidente muestra cómo "la envidia y el odio ya se apoderaban del pueblo de la promesa en esta primera etapa que amenazaba el desarrollo de la promesa de Dios "3. Sin embargo, Dios utilizó la desgracia de José para salvar a su familia de la hambruna en Canaán. "La narración que hace Esteban del viaje de José es la de Dios sacando providencialmente el bien de la mala intención de los patriarcas y nombrando al rechazado por encima de los que le rechazaron", observa Ooi. "Los descendientes de Abraham sobrevivieron porque Dios los liberó a través de aquel a quien rechazaron. José, rechazado por sus propios hermanos por elección de Dios, se convirtió en el sufridor inocente y salvador de su pueblo. Se trata de un modelo que se refleja en las historias de Moisés, Jesús y Esteban en Hechos 6-7 "4. Además, José sirve como un modelo de Cristo en su respuesta a sus hermanos que acudieron a Egipto en busca de comida durante la dura hambruna: como Jesús, José respondió con gracia a los que le rechazaron, asegurando su salvación5. Moisés, otro modelo profético de Cristo, fue igualmente rechazado en múltiples ocasiones por los israelitas. Esto ocurre, como muestra Esteban, incluso antes de que Moisés huyera de Egipto: "Y cuando vio a uno que era maltratado, lo defendió, e hiriendo al egipcio, vengó al injuriado. Él pensaba que sus hermanos entendían que Dios les había de dar libertad por su mano, pero ellos no lo habían entendido así" (Hechos 7:24-25). Sin embargo, cuando Moisés intentó reconciliar a dos israelitas al día siguiente, fue rechazado y pronto tuvo que abandonar Egipto (véase Hechos 7:26-29). Luego, después de que Moisés regresó a Egipto y había sacado a los hijos de Israel de Egipto, fue rechazado de nuevo en una escala mucho mayor. Los hijos de Israel "le desecharon y volvieron su corazón a Egipto, diciendo a Aarón: Haznos dioses que vayan delante de nosotros, porque a este Moisés que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le habrá acontecido" (Hechos 7:39-40). El rechazo de Moisés como profeta en favor de los falsos dioses y del estilo de vida egipcio se convirtió en una lucha repetida a lo largo del peregrinaje de los israelitas por el desierto. Los israelitas seguirían rechazando al Señor por los ídolos a lo largo de su historia, lo que provocó que fueran castigados y exiliados en múltiples ocasiones (véase Hechos 7:42-43). Sin embargo, el Señor no rechazó completamente a Su pueblo y continuaría bendiciéndolos y reuniéndolos a medida que se arrepintieran. Sin embargo, al final se produciría el mayor rechazo: al igual que José fue rechazado por sus hermanos, al igual que Moisés fue rechazado repetidamente por los hijos de Israel, Jesucristo fue finalmente rechazado y asesinado por la generación actual de la casa de Israel. Esto llevó a Esteban a ofrecer la dura reprimenda: "Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros. ¿A cuál de los profetas no persiguieron vuestros padres? Y mataron a los que anunciaron de antemano la venida del Justo, de quien ahora vosotros habéis sido entregadores y asesinos" (Hechos 7:51-52). Esteban afirma audazmente que la muerte de Jesús fue causada en última instancia por el mayor acto de traición cometido a lo largo de la tumultuosa historia de Israel, mostrando cómo el pueblo responsable, y no Esteban, era el que hablaba contra la ley, Moisés y el templo, cada uno de los cuales señalaban hacia Jesucristo. Como señaló Ooi, la acusación de Esteban "parece sugerir que el asesinato de Jesús está relacionado con el rechazo de la ley por parte del pueblo, cuando no es su culminación"6. Esteban pronto se encontraría con que era el último en el continuo rechazo de Israel a los profetas, siendo apedreado por su testimonio al decir que ve "los cielos abiertos y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios" (Hechos 7:56).

El porqué

Al igual que Esteban, el primer mártir cristiano, demuestra en su sermón suplicante, que Dios ha llamado y sigue llamando a profetas que dan testimonio de Jesucristo. Muchos de estos profetas señalan a Jesucristo a través de algo más que su mensaje, a menudo emulando su vida y, en ocasiones, reflejando su rechazo y muerte. A pesar de los rechazos a los que se enfrentan, mensajeros proféticos como Esteban se mantienen firmes en sus creencias y dan testimonio al mundo de lo que saben que es verdad. Y Dios Padre y Su Hijo resucitado se presentaron como dos testigos en su defensa, aunque, lamentablemente, Su afirmación divina no fue aceptada. Además, podemos reconocer cómo Esteban representa la obra de Dios a través de su poderoso sermón. Aunque los hijos de Dios no siempre son fieles a Sus convenios y al Evangelio, el Señor siempre está trabajando por la salvación de todos. Sigue trabajando en Su viña, buscando la "inmortalidad y la vida eterna" de todos Sus hijos (Moisés 1:39). Esto está disponible para nosotros condicionalmente a nuestra aceptación de la voluntad del Señor en nuestras vidas y nuestra aceptación de Sus mensajeros. Debemos seguir al profeta y a otros líderes designados de la Iglesia si esperamos obtener alguna paz duradera en esta vida o en la venidera, aprendiendo así de los errores que otros han cometido a lo largo de la historia y eligiendo seguir al Señor en su lugar.

Otras lecturas

D. Kelly Ogden y Andrew C. Skinner, Verse by Verse: The New Testament, 2 vols. (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 1998), 2:45–47. Richard Neitzel Holzapfel y Thomas A. Wayment, Making Sense of the New Testament: Timely Insights and Timeless Messages (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 2010), 283–284.

1. Las notas de que Esteban fue arrestado después de realizar milagros y que la gente "no podían resistir a la sabiduría ni al Espíritu con que hablaba" (Hechos 6:10) recuerdan el juicio del Salvador, quien fue arrestado por causas similares con cargos falsos similares presentados contra Él. Véase Central del Libro de Mormón, “¿Por qué Jesús fue juzgado y crucificado? (Marcos 15:1)”, KnoWhy 676 (junio 23, 2023).2. D. Kelly Ogden y Andrew C. Skinner, Verse by Verse: The New Testament, 2 vols. (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 1998), 2:45. 3. Vincent K. H. Ooi, Scripture and Its Readers: Readings of Israel's Story in Nehemiah 9, Ezekiel 20, and Acts 7 (University Park, PA: Pennsylvania State University Press, 2015), 154. 4. Ooi, Scripture and Its Readers, 155. 5. See Ooi, Scripture and Its Readers, 155–156. 6. Ooi, Scripture and Its Readers, 176.

Santa Biblia

© Copyright 2024 Central de las Escrituras: Una organización sin fines de lucro. Todos los derechos reservados.. Registrado 501(c)(3). EIN: 20-5294264