Publicación aportada por Scripture Central

Black Logo

¿Qué “nación poderosa entre los gentiles” esparciría la semilla de Lehi?

KnoWhy #714 | Febrero 13, 2024

"[E]l Señor Dios levantará una nación poderosa entre los gentiles, sí, sobre la superficie de esta tierra; y nuestros descendientes serán esparcidos por ellos. Y después que nuestra posteridad haya sido dispersada, el Señor Dios procederá a efectuar una obra maravillosa entre los gentiles, que será de gran valor para nuestra posteridad".

1 Nefi 22:7-8

El conocimiento

Poco antes de la muerte de su padre, Lehi, el profeta Nefi profetizó a sus hermanos sobre la futura dispersión y congregación de su pueblo. Él enseñó:
Viene el tiempo, después que toda la casa de Israel haya sido dispersada y confundida, en que el Señor Dios levantará una nación poderosa entre los gentiles, sí, sobre la superficie de esta tierra; y nuestros descendientes serán esparcidos por ellos. Y después que nuestra posteridad haya sido dispersada, el Señor Dios procederá a efectuar una obra maravillosa entre los gentiles, que será de gran valor para nuestra posteridad". (1 Nefi 22:7–8; énfasis añadido)
A veces los lectores del Libro de Mormón suponen que esta profecía se refiere a los Estados Unidos. Sin embargo, el momento de la profecía de Nefi es significativo, ya que se refiere a una dispersión del pueblo de Lehi que precede a la "obra maravillosa entre los gentiles" que comenzó con la aparición del Libro de Mormón (1 Nefi 22:8)1. Los Estados Unidos estaban todavía en su infancia cuando apareció el Libro de Mormón y aún no se habían convertido en una potencia mundial. Por el contrario, el ascenso de España al poder a principios del siglo XVI cumple todos los detalles de la profecía de Nefi que debían ocurrir antes de 1827.

Levantar

Los descubrimientos y conquistas de España en el hemisferio americano impulsaron inesperadamente a la nación de ser una entidad política relativamente insignificante a convertirse en una potencia mundial sin precedentes. J. H. Elliot, uno de los principales historiadores del Imperio español, destaca la extraordinaria naturaleza de esta transformación de una tierra pobre en recursos naturales y dividida étnica, política y geográficamente en un imperio mundial internacional:
Durante unas décadas fabulosas, España iba a ser la mayor potencia del mundo. Durante esas décadas sería prácticamente dueña de Europa; colonizaría nuevos y vastos territorios de ultramar; idearía un sistema de gobierno para administrar el imperio más grande y más disperso que el mundo había visto hasta entonces; y produciría una civilización altamente distintiva, que iba a hacer una contribución única a la tradición cultural de Europa. Cómo pudo suceder todo esto, y en tan corto espacio de tiempo, ha sido un problema que ha ejercitado a generaciones de historiadores2.

Una nación poderosa entre los gentiles

La unificación del país bajo el reinado de Isabel y Fernando sentó las bases para que España expandiera su poder e influencia en Europa y en otros lugares, creando "un imperio de ultramar de proporciones continentales"3. Según Hugh Thomas, los españoles de toda la Península Ibérica "se establecerían en todo el Nuevo Mundo y, en casa, harían de su nuevo país unido una gran nación sin igual"4. Las nuevas técnicas de navegación de las que Colón y otros fueron pioneros abrieron rutas comerciales y aumentaron las comunicaciones internacionales, lo que permitió a España y a otras naciones europeas gobernar y controlar tierras y pueblos de un modo que antes era imposible5. España, según William Maltby, "fue la primera en ejercer soberanía directa sobre grandes masas de tierra y civilizaciones avanzadas que contenían millones de habitantes no europeos"6.

Incluso sobre la superficie de esta tierra

A finales del siglo XVI, España "controlaba el mayor conjunto de territorios que el mundo había visto desde la caída del imperio romano. En cuanto a tamaño, era una empresa superior a la fundada por Roma". En América, "España gobernaba toda una combinación de dependencias y colonias que constituían reinos propios, o partes de la Gran España, Magnae Hispaniae, no diferentes de Aragón o Nápoles"7. Sin embargo, todas estas dependencias, con sus administradores y gobernadores locales, eran un solo reino bajo el dominio del rey de España.

Nuestros descendientes serán esparcidos por ellos

Nefi profetizó la dispersión de la simiente de Lehi por esta poderosa nación. Esta profecía se cumplió trágicamente cuando millones de pueblos precolombinos de las Américas fueron esclavizados y dispersados por todo el mundo8. Por ejemplo, las poblaciones indígenas del Caribe fueron esclavizadas y comercializadas en América Central y del Sur9. Los nativos de Centroamérica también fueron exportados a la fuerza al Caribe para sustituir allí a la mano de obra esclava, y "el número total de indios exportados desde Nicaragua y Honduras primero a Panamá y luego a Perú puede haber alcanzado el medio millón"10. Se calcula que en las décadas posteriores a la conquista española de los aztecas, entre doscientos mil y tres millones de nativos mexicanos pudieron haber sido forzados a la esclavitud. Según Fray Motolinía, "era tanta la prisa por hacer esclavos en distintas partes, que los traían a la ciudad de México en grandes rebaños, como ovejas, para poder marcarlos fácilmente"11. Los nativos del suroeste de Norteamérica fueron esclavizados y obligados a trabajar en las minas de plata mexicanas. Los pueblos nativos de Sudamérica también fueron esclavizados y trasladados a la fuerza por Perú, Chile y otros lugares. "Estas migraciones forzadas que se extendían a cientos o incluso miles de kilómetros, y las redes de esclavitud que hacían posibles estas transacciones a larga distancia, eran impensables antes de la llegada de los españoles"12.

Una obra maravillosa y un prodigio

Nefi profetizó que "después que nuestra posteridad haya sido dispersada, el Señor Dios procederá a efectuar una obra maravillosa entre los gentiles" (1 Nefi 22:8). La obra maravillosa mencionada se refiere específicamente a la aparición del Libro de Mormón mediante el don y el poder de Dios con sus sagrados convenios del Evangelio13. Significativamente, Nefi indica que esto ocurriría solo después de que la nación poderosa entre los gentiles hubiera dispersado a la simiente de Lehi. A mediados del siglo XVI, la expansión mundial de España había cesado. Aunque España mantuvo sus posesiones del Nuevo Mundo en América durante más de trescientos años, su poder estaba en declive. Inspirados en parte por la independencia de Estados Unidos de Gran Bretaña y las dificultades de España en el conflicto europeo con Napoleón y Francia, los países que habían sido gobernados por España buscaron y obtuvieron su independencia uno a uno a partir de la década de 1810: Venezuela en 1811, Argentina en 1820, México y Perú en 1821, y Bolivia en 1825, por nombrar algunos14. Para 1827, casi todos los países latinoamericanos, excepto Cuba y Puerto Rico, se habían independizado de España. En septiembre de 1827 el profeta José Smith, guiado por un ángel de Dios, fue a una colina cercana a su casa y allí recuperó el antiguo registro escrito en planchas de metal por antiguos profetas de América que más tarde traduciría como el Libro de Mormón.

El porqué

Los pueblos del Libro de Mormón fueron dispersados por muchos grupos. Nefi vio que finalmente "muchas multitudes de gentiles" vendrían sobre la tierra de promisión y dispersarían y matarían al pueblo de Lehi (1 Nefi 13:14). Lehi también vio que esto sería hecho por más de una nación (2 Nefi 1:11). Estas profecías se han cumplido trágicamente muchas veces, tanto antes como después de la aparición del Libro de Mormón. La profecía de Nefi de una dispersión previa a la Restauración se centra en un ejemplo importante y extremadamente significativo. Aunque muchos Santos de los Últimos Días que viven en los Estados Unidos pueden estar acostumbrados a pensar en su propio país como la nación poderosa mencionada por Nefi, debe tenerse en cuenta que en 1830, los Estados Unidos aún no eran la nación en la que se convertiría con el tiempo. No hay duda de que los Estados Unidos y otras naciones han participado en una u otra medida en la dispersión de la simiente de Lehi, pero algunos de estos acontecimientos (como el trágico Sendero de Lágrimas, por citar solo un ejemplo notorio en la historia de los Estados Unidos) fueron más limitados en escala o no ocurrieron hasta después de la aparición del Libro de Mormón15. Sin embargo, en cuanto a la dispersión por una nación poderosa que se desarrolló antes de que comenzara la obra maravillosa, España parece satisfacer más plenamente los requisitos de esa profecía. Cuando comprendemos mejor la escala más completa y exhaustiva de la dispersión de la simiente de Lehi por toda la tierra de promisión en América, también obtenemos una apreciación más profunda del sufrimiento trágico y casi inimaginable de los pueblos nativos americanos16. El presidente Spencer W. Kimball recordó a los santos en México: "Los lamanitas fueron dispersados por toda América. Cortés vino aquí y Pizarro fue a Sudamérica. Ellos tuvieron una gran influencia sobre la gente. Los dispersaron y los persiguieron"17. Por inimaginables y trágicos que hayan sido los sufrimientos de estas personas, el Libro de Mormón señala las bendiciones futuras prometidas a la simiente de Lehi, que todos los Santos de los Últimos Días pueden ayudar a que se cumplan. En 1845, el Quórum de los Doce Apóstoles—que entonces era el cuerpo que presidía la Iglesia entre los ministerios proféticos de José Smith y Brigham Young—emitió una proclamación oficial al mundo. En este documento afirmaban que los pueblos indígenas de América del Norte y del Sur eran el remanente de José del que se hablaba en el Libro de Mormón. El Cuórum de los Doce invocó conmovedoramente la historia bíblica de José y sus hermanos en Egipto al hablar del destino de la simiente de Lehi:
El hijo despreciado y degradado del bosque, que ha vagado en el abatimiento y la tristeza, y sufrido el oprobio, dejará entonces su disfraz, y se levantará con dignidad varonil, y exclamará a los gentiles que lo han envidiado y vendido: "Yo soy José; ¿vive aún mi padre?" O, en otras palabras: Soy descendiente de aquel José que fue vendido a Egipto. Me habéis odiado, me habéis vendido y creíais que había muerto. Pero he aquí que vivo, y soy heredero de la herencia, los títulos, los honores, el sacerdocio, el cetro, la corona, el trono, y la vida eterna y la dignidad de mis padres, que viven por los siglos de los siglos. Entonces será ordenado, lavado, ungido con óleo santo y vestido de lino fino, con las gloriosas y hermosas vestiduras y ropas reales del sumo sacerdocio, que es según el orden del Hijo de Dios; y entrará en la congregación del Señor, en el Lugar Santísimo, donde será coronado con autoridad y poder que no tendrán fin18.

Otras lecturas

Evidence Central, “Book of Mormon Evidence: Spain, a Mighty Nation among the Gentiles”, Evidence #130 (diciembre 28, 2020), en línea en evidencecentral.org. Richard E. Bennett, 1820: Dawning of the Restoration (Salt Lake City, UT: Deseret Book; Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University, 2020), 207–228.

1.History, 1834–1836”, pág. 64, The Joseph Smith Papers, en línea en josephsmithpapers.org. 2. J. H. Elliot, Imperial Spain 1469–1716 (London, UK: Penguin, 2002), 13. "Esto a su vez sugiere un corolario, no menos relevante para España: ¿cómo esta misma sociedad pierde su ímpetu y su dinamismo creativo, tal vez en un período de tiempo tan corto como el que se tardó en adquirirlos?" (pág. 14). Nefi, tal vez, sugeriría que la respuesta radica en la naturaleza de los juicios de Dios que vienen sobre todas las naciones (2 Nefi 25:3).3. Carolyn Hall y Hector Perez Brignoli, Historical Atlas of Central America (Norman, OK: University of Oklahoma Press, 2003), 30. 4. Hugh Thomas, Rivers of Gold: The Rise of the Spanish Empire, from Columbus to Magellan (New York, NY: Random House, 2005), 537; énfasis añadido. 5. Hall y Brignoli, Historical Atlas of Central America, 31. 6. William Maltby, The Rise and Fall of the Spanish Empire (New York, NY: Palgrave Macmillan, 2009), 2. 7. Hugh Thomas, World without End: Spain, Philip II, and the First Global Empire (New York, NY: Random House, 2014), 286. 8. Para una introducción general a la esclavitud de los indígenas estadounidenses, véase Andres Resendez, The Other Slavery: The Uncovered Story of Indian Enslavement in America (Boston, MA: Mariner Books, 2016). El autor proporciona varios mapas útiles de las dispersiones de los nativos americanos en las páginas 38 y 133. 9. Hall and Brignoli, Historical Atlas of Central America, 116: “Marcados y encadenados, los esclavos fueron sometidos a crueldades tan horribles que muchos murieron antes de llegar a sus destinos. La exportación de indios de América Central comenzó en la década de 1510 para reemplazar la menguante mano de obra nativa en las Grandes Antillas. En pocos años, Darién y las Islas de la Bahía estaban prácticamente despobladas, pero las exportaciones continuaron desde la costa norte de Honduras. Durante los años 1520 y 1530, la trata de esclavos se trasladó a la vertiente del Pacífico". 10. Hall y Brignoli, HIstorical Atlas of Central America, 116. 11. Resendez, The Other Slavery, 62. Véase también la pág. 65. 12. Resendez, The Other Slavery, 135. 13. 2 Nefi 25:17–18; 27:14, 26; 29:1–2.14. Richard E. Bennett, 1820: Dawning of the Restoration (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University, 2020), 213, 225–227. 15. Alan Axelrod, The Chronicle of the Indian Wars: From Colonial Times to Wounded Knee (New York, NY: Prentice Hall, 1993), 138, 141–143. La Ley de Traslado Forzoso de los Indios de los Estados Unidos se aprobó el 28 de mayo de 1830. La posterior retirada forzada de los Cherokee tuvo lugar durante el otoño y el invierno de 1838–1839. 16. Bennett 1820, 209, resume: "En el siglo posterior a Cortés y Pizarro, la asombrosa cifra de veinte millones de nativos pueden haber perecido debido a la inhumanidad colonial española... Fue un terror que se alinea con el Holocausto del siglo XX en su inhumanidad demonizadora”. 17. Spencer W. Kimball, Official Report of the Monterrey Mexico Area Conference of The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, held in Monterrey, Mexico, February 19 and 20, 1977 (Salt Lake City, UT: The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 1978), 2. 18. Proclamación de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. A todos los reyes del mundo; al presidente de los Estados Unidos de América; a los gobernadores de los diversos Estados; y a los gobernantes y pueblos de todas las naciones (Nueva York, NY: 6 de abril de 1845).

Libro de Mormón
Tierra prometida

© Copyright 2024 Central de las Escrituras: Una organización sin fines de lucro. Todos los derechos reservados.. Registrado 501(c)(3). EIN: 20-5294264