Publicación aportada por Scripture Central

Black Logo

¿Por qué las mujeres sin hijos son prominentes en la historia de Navidad?

KnoWhy #705 | Enero 3, 2024

"Pero no tenían hijos, porque Elisabet era estéril, y ambos [Elizabeth y Zacarías] eran ya de edad avanzada".

Lucas 1:7

El conocimiento

Así como el evangelio de Lucas comienza con el relato de la aparición del ángel Gabriel al sacerdote del templo Zacarías, asegurándole que su esposa le daría un hijo (Lucas 1:13, 19), muchas historias de mujeres destacadas del Antiguo Testamento—incluidas las tres grandes matriarcas Sara, Rebeca y Raquel—comienzan con un problema similar. Aunque cada una de ellas era estéril (Génesis 11:29–30; 18:11; 25:20–21; 29:28, 31; Jueces 13:2; 1 Samuel 1:1–2; 2 Reyes 4:14), las promesas y los convenios de Dios se guardarían por medios divinos y gozosos. Estas historias de infertilidad y de niños milagrosos no pasaron desapercibidas a Lucas, un médico, que comienza su relato del nacimiento de Cristo con otra pareja estéril. Al igual que Sara y Abraham, Elisabet y Zacarías "eran ya de edad avanzada. (Lucas 1:7). A pesar de la aparente imposibilidad, ninguna de estas fieles esposas y esposos perdió la esperanza de que Dios les diera de algún modo un hijo que fuera un siervo especial del Señor. En cada uno de estos casos, las promesas sagradas y el templo fueron fundamentales para su fe y esperanza:
  • Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz aun fuera del tiempo de la edad, porque consideró que era fiel el que lo había prometido". Hebreos 11:11.
  • José Smith explicó: "Al no tener hijos, Zacarías sabía que la promesa de Dios debía fracasar, por lo que entró en el Templo [sic] para luchar con Dios según el orden del sacerdocio [sic] para obtener la promesa de un hijo" 1. Ana también "subía a la casa de Jehová" para orar por un hijo y juró consagrarlo al Señor si se le concedía su deseo (1 Sam 1:7, 10-11).
  • Un ángel se aparece a la madre de Sansón para declararle que tendría un hijo y que tendría que consagrarlo al Señor. Ella y su marido interactúan de nuevo con el ángel, hacen una ofrenda en el altar del templo, preguntan al ángel visitante por su nombre secreto y declaran que "a Dios [habían] visto" (Jueces 13:3-24).
En este contexto de esperanza en el templo y nacimientos milagrosos, Lucas presenta a la virgen María. Según un texto poco conocido de los primeros cristianos, el Evangelio de la infancia (o Protevagelium) de Santiago, María fue una niña milagrosa, nacida de una pareja vieja y estéril, Joaquín y Ana. Este texto comienza con Joaquín haciendo ofrendas en el templo, pero los administradores le pidieron que desistiera y se marchara debido a su esterilidad. Se va al desierto lamentándose, reflexiona sobre la historia de Abraham, a quien se le dio un hijo en su vejez, y ayuna y ora para tener un hijo. Ana también se lamenta y ora para que Dios la bendiga como había bendecido a Sara. Un ángel se aparece a Joaquín y Ana y les dice que tendrán un hijo, y Ana jura que el niño será consagrado al Señor. Joaquín va entonces al templo a hacer ofrendas, donde se le confirma esta bendición. Dan a luz a María, y a la edad de tres años María, al igual que Samuel, es consagrada al templo y criada allí hasta que empieza a tener la menstruación y entonces es desposada por el Sumo Sacerdote para casarse con un obrero del templo llamado José (véase el Protevagelio de Santiago 1:1-9). Según continúa el relato de Lucas, María recibe pronto la visita de un ángel que le dice que dará a luz a un niño a pesar de ser virgen. Así pues, se marcha de Nazaret para visitar a su anciana prima Isabel, que, sin saberlo María, estaba embarazada de un niño que sería Juan el Bautista. En presencia de la sorprendentemente estéril Isabel, María pronuncia su poético Magnificat, un salmo de alabanza que, como han señalado los eruditos, se hace eco de gran parte de la terminología y fraseología del alegre salmo de alabanza pronunciado por la estéril Ana en el Antiguo Testamento (Lucas 1:26-55)2. María, sin duda, sintió un vinculo con estas mujeres que milagrosamente se encontraron embarazadas. La súplica inicial de Ana en el templo y su posterior salmo de alegría incluían versos que se repiten en el Magnificat de María: "Jehová de los ejércitos, si te dignas mirar la [a] aflicción de tu sierva, y [b] te acuerdas de mí y no te olvidas de tu sierva [...] [c] Mi corazón se regocija en Jehová [...] Los arcos de [d] los fuertes son quebrados, y los débiles se ciñen de fortaleza" [...] [e] dejan de tener hambre los hambrientos [...] hasta la estéril da a luz siete [...] Él [f] levanta del polvo al pobre, y al menesteroso alza del muladar, para hacerlos sentar con los príncipes y heredar un trono de honor" (1 Samuel 1,11; 2,1-8 ). Las palabras de María son un claro eco de las de Ana: "[c] Engrandece mi alma al Señor; y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador, porque ha mirado [a] la humilde condición de su sierva; porque he aquí, [b] desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones, [ella no será olvidada]. ... Quitó [d] a los poderosos de los tronos y levantó a los humildes. A los [f] hambrientos llenó de bienes y a los ricos los despidió vacíos. Socorrió [ayudó] a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia, de la cual habló a nuestros padres, a Abraham y a su descendencia para siempre" (Lucas 1:46-55).

El porqué

En los templos y a través de los convenios asociados a ellos, el pueblo del Señor en todas las épocas recibió ciertas promesas. Dichas promesas fueron dadas a Adán y Eva cuando Dios les dio dominio (autoridad real y sacerdotal) sobre la tierra (tierra) y les mandó ser fructíferos y multiplicarse (semilla) en Génesis 1:26-28. Estas mismas promesas fueron dadas a Abraham y a muchos otros cuando Dios les dio el sacerdocio, la tierra y les prometió una posteridad tan numerosa como las estrellas (véase, por ejemplo, Génesis 12:1-3; Abraham 2:3-11; 1 Nefi 2:19-24). Estas mismas promesas han sido restauradas en nuestros días (véase DyC 132:19) y figuran en última instancia en las ordenanzas selladoras del templo. El gran plan del Padre implica la venida de sus hijos a este mundo, incluidos los grandes y los pequeños, los nobles e incluso su Unigénito. Para cumplir sus propósitos, Dios puede dirigir y proteger el nacimiento de los hijos, tanto "por el tiempo y por toda la eternidad" (DyC 132:19). El hecho de que las promesas de Dios pertenecen no solo a la eternidad sino también a la era mortal también se enseña en el Libro de Mormón: "las promesas que hemos logrado son promesas para nosotros según la carne [...] a fin de que se cumplan mis convenios que he concertado con los hijos de los hombres, que realizaré para ellos mientras estén en la carne " (2 Nefi 10:2, 15). La creencia de que las promesas de Dios eran tanto para el "tiempo" como para la eternidad puede haber estimulado a las mujeres y hombres estériles a seguir esperando y actuando con esa fe, incluso ante la vejez y las aparentes imposibilidades. Como Pablo dijo que Sara tuvo fe para concebir "porque consideró que era fiel el que lo había prometido" (Heb. 11:11), y como José Smith dijo que "Zacarías... sabía que la promesa de Dios debía fracasar" si no tenía un hijo, así el ángel informó a María acerca de Elisabeth, "porque ninguna cosa es imposible para Dios" (véase Lucas 1:36-37). Los embarazos milagrosos de estas mujeres fueron señales para todo Israel y todo el mundo de que Dios puede cumplir sus promesas en el tiempo, así como en la eternidad. Como para subrayar todo el poder y la capacidad de Dios, el propio embarazo de María fue un milagro aún mayor que los embarazos de parejas muy ancianas. Su Santo Niño viene al mundo de tal manera que es la señal (véase Isaías 7:14) de que se ha dado la liberación de todos los pecados, de todos nuestros estados caídos y humildes, y de que todas las promesas de Dios en los templos se cumplirán efectivamente con el tiempo, tal como declara el primer canto navideño de María. Mediante su alianza, Dios levanta a los pobres y mendigos y los convierte en reyes y reinas; protege a su pueblo de sus enemigos; y todos los estériles, tanto en sentido literal como figurado, darán fruto. Y no solo en la eternidad, sino también en este mundo temporal y provisional. Exactamente cuándo o cómo cumplirá sus promesas a cada uno de nosotros no se sabe del todo y es un asunto individual, pero seguramente el Milenio tendrá algo que ver con ello. Esa era forma parte del "tiempo" de la mortalidad y es el momento señalado en el que Cristo restaurará todas las cosas, para que sus fieles seguidores puedan convertirse en reyes y reinas en los reinos eternos de gloria del Padre, sanados con el poder de la resurrección, y traiga la alegría de cada lágrima. Como atestiguan las escrituras anteriores, Dios obra milagros entre los que actúan con fe, incluso antes de ese día eterno, e incluso cuando el cumplimiento de sus promesas parece imposible. En Navidad podemos estar seguros de que, si Dios Padre puede hacer que una virgen conciba, entonces es capaz de cumplir, tanto en el tiempo como en la eternidad, todas las promesas que ha hecho a todos los que siguen a su Hijo. Con esa seguridad, también nosotros podemos cantar con Isaías y Jesús:
Regocíjate, oh estéril, la que no daba a luz; prorrumpe en cánticos [...] Por un breve momento te abandoné, pero te recogeré con grandes misericordias. Con un poco de ira escondí mi rostro de ti por un momento, mas con misericordia eterna tendré compasión de ti, dice tu Redentor, Jehová. (Isaías 54:1–8; citado por Jesús en 3 Nefi 22:1)

Otras lecturas

S. Kent Brown, Mary and Elisabeth: Noble Daughters of God (American Fork, UT: Covenant Communications, 2002). S. Kent Brown, The Testimony of Luke in Brigham Young University New Testament Commentary (Provo, UT: BYU Studies, 2015), 81–121. Margaret Barker, Christmas: The Original Story (London, SPCK, 2008), 129–161. Raymond E Brown, The Birth of the Messiah: A Commentary on the Infancy Narratives in Matthew and Luke (New York: Doubleday, 1977), 235–366.

1. Discruso, 23 de julio de 1843, como lo menciona James Burgess, p. 13, The Joseph Smith Papers, consultado el 4 de diciembre de 2023, https://www.josephsmithpapers.org/paper-summary/discourse-23-july-1843-as-reported-by-james-burgess/2? 2. Véase, por ejemplo, J. T. Forestell, “Old Testament Background of the Magnificat”, Marian Studies 12 (1961): 205–244. |||UNTRANSLATED_CONTENT_START|||Some New Testament manuscripts indicate that it is Elisabeth who speaks the Magnificat likely due to the vocabulary being better applicable to barren women, not virginal, but this is not necessary as Raymond E. Brown, The Birth of the Messiah: A Commentary on the Infancy Narratives in Matthew and Luke (New York: Doubleday, 1977), 361 noted.|||UNTRANSLATED_CONTENT_END|||

Mujeres
Nuevo Testamento
Jesucristo
Navidad
Natividad
Antiguo Testamento

© Copyright 2024 Central de las Escrituras: Una organización sin fines de lucro. Todos los derechos reservados.. Registrado 501(c)(3). EIN: 20-5294264