Publicación aportada por Scripture Central

Black Logo

¿Por qué Lehi moraba en Jerusalén?

KnoWhy #708 | Enero 15, 2024

"Pues sucedió que al comenzar el primer año del reinado de Sedequías, rey de Judá (mi padre Lehi había morado en Jerusalén toda su vida), llegaron muchos profetas ese mismo año profetizando al pueblo que se arrepintiera, o la gran ciudad de Jerusalén sería destruida".

1 Nefi 1:4

El conocimiento

En los primeros versículos del Libro de Mormón, Nefi presenta a su padre, Lehi, un profeta que "había morado en Jerusalén toda su vida" (1 Nefi 1:4). Más tarde, los lectores se enteran de que Lehi era descendiente de José a través de Manasés, al igual que Labán, quien guardaba "el registro de los judíos" en las planchas de bronce1. Algunas evidencias también indican que el manuscrito perdido identificaba a Ismael como descendiente de José a través de Efraín2. Dado que Jerusalén era la capital del reino del sur de Judá, podría parecer inusual que casi todos los residentes de Jerusalén nombrados en estos relatos iniciales procedan de una de las tribus perdidas del norte de Israel. En la década de 1830, un crítico del Libro de Mormón consideró que se trataba de una "tonta equivocación" que exponía a sus autores como "tipos ignorantes"3. Sin embargo, en las últimas décadas, las pruebas arqueológicas han convencido a la mayoría de los expertos de que muchos residentes de Jerusalén, quizá incluso la mayoría, en el siglo VII a. C. eran descendientes de refugiados del norte de Israel 4. Las excavaciones arqueológicas realizadas en Jerusalén y sus alrededores indican que la población de la ciudad y la región circundante aumentó a finales del siglo VIII a. C. y que las murallas se ampliaron para dar cabida a este rápido crecimiento demográfico5. Según Margreet Steiner, Jerusalén se había convertido en "lo que los geógrafos llaman una 'ciudad principal', una ciudad que no solo supera a todos los demás asentamientos en tamaño, sino que también concentra todo el poder económico, político y social"6. Aunque las razones de este crecimiento demográfico fueron complejas y polifacéticas, es probable que los refugiados israelitas del norte que llegaban a la zona de Jerusalén fueran un factor importante. El arqueólogo Yigal Shiloh señaló: "Parece que los refugiados acudieron a Jerusalén desde Samaria y la región circundante, que fue conquistada por los asirios en el año 722 a. C. "7. Siguen siendo temas de investigación y debate entre arqueólogos, historiadores y biblistas, la afluencia de refugiados israelitas del norte, la magnitud del crecimiento demográfico de Jerusalén en esa época y su medida8. Sin embargo, aunque "un complejo conjunto de condiciones" contribuyó sin duda al "crecimiento urbano observado" en Jerusalén, la mayoría de los expertos coinciden en que "tras la campaña asiria, algunos de los habitantes del reino de Israel y de la región de Sefelá emigraron al reino de Judá"9. Una estimación sugiere que hasta el 53% de la población de Jerusalén podría haber sido de origen israelita del norte después del 720 a. C.10. Al menos algunas personas del norte pertenecían a las élites y eran artesanos que sabían leer y escribir, e incluso es posible que trajeran registros11. "Tanto los textos escritos como las tradiciones orales fueron llevadas probablemente a Judá por refugiados israelitas tras la caída de Israel", según el arqueólogo israelí Israel Finkelstein12. El biblista William Schniedewind ha señalado que "un número desproporcionado de los refugiados habrían sido las élites sociales y culturales: nobles, funcionarios del gobierno, escribas, artesanos, sacerdotes del templo", que "podrían ser puestos a trabajar en la floreciente burocracia gubernamental"13. Las excavaciones realizadas en la región principal donde se reasentaron inicialmente estos refugiados revelan que en el siglo VII a. C. se había convertido en un barrio rico14, y el descubrimiento de numerosos sellos de la misma época sugiere que los descendientes de estos refugiados se integraron de hecho en las altas esferas de la sociedad y el gobierno judaítas15. Incluso es posible que el rey Ezequías de Jerusalén eligiera el nombre de Manasés para su hijo como forma de crear unidad con los descendientes del norte16.

El porqué

Este creciente conjunto de pruebas arqueológicas crea una imagen notablemente coherente con las escenas iniciales del Libro de Mormón, en las que los lectores conocen a Lehi, un descendiente de José de la tribu de Manasés y que tenía oro, plata y muchas cosas preciosas en la "tierra de [su] herencia" (1 Nefi 2:4; 3:22) y que también pudo haber sido un hábil artesano17. Unos capítulos más adelante, se presenta a Labán, el pariente de Lehi del linaje de José que pudo haber sido el "comandante de la fortaleza" de Jerusalén y cuyos "padres habían llevado los anales" en las planchas de bronce (1 Nefi 5:16)18. Todo esto también proporciona detalles contextuales que explican por qué la familia de Lehi, como descendientes de José, vivía en Jerusalén a finales del siglo VII a. C. El arqueólogo Santo de los Últimos Días Jeffrey R. Chadwick resumió:
Puesto que su herencia era de la tribu de Manasés, pero había "morado en Jerusalén toda su vida" (1 Nefi 1:4), Lehi era probablemente descendiente de refugiados manasitas que habían huido al sur, a Judá, con otros del reino del norte, cuando los asirios atacaron, destruyeron y deportaron a Israel en los años 724-722 a. C.19.
Chadwick señala además que si los antepasados de Lehi se hubieran asentado fuera de Jerusalén o en otro lugar de las tierras de Judá, probablemente habrían quedado atrapados en la destrucción y deportación de Judá por el ejército asirio en el 701 a. C. Pero hacia el 705 a. C., Ezequías había ampliado las murallas y fortificaciones de Jerusalén para incluir la zona habitada por los refugiados del norte, asegurándose así de que estuvieran protegidos cuando los asirios invadieran. "Protegidos por la [nueva] muralla de Jerusalén, los bisabuelos de Lehi y sus compatriotas jerusalemitas no fueron deportados por los asirios en el ataque de Senaquerib a Judá en el 701 a. C. Mientras que el resto de Judá fue completamente destruido... los antepasados de Lehi se salvaron y siguieron viviendo, lo que dio como resultado el nacimiento de Lehi en Jerusalén"20. La presencia de estos refugiados solo se insinúa en la Biblia21. El cuadro completo y la comprensión de cuán estrechamente concuerda todo con los detalles de los primeros capítulos del Libro de Mormón solo han salido a la luz en los últimos cuarenta años, demasiado tarde para que José Smith o cualquier otro escritor de la década de 1820 se basara en ellos para crear una narrativa histórica plausible que saliera de Jerusalén alrededor del año 600 a. C. Conocer estos antecedentes no solo refuerza la verosimilitud histórica del relato inicial de Lehi y su familia, sino que también profundiza nuestro aprecio por la guía providencial que condujo a los antepasados de Lehi y a otros refugiados del norte a Jerusalén, los inspirados preparativos y el liderazgo de Ezequías en el momento del asalto asirio, y la protección divina del Señor a Jerusalén en el 701 a. C. (véase 2 Reyes 19). Sin estos acontecimientos, el registro inspirado del Libro de Mormón podría no existir hoy en día, ya que permitieron a los antepasados de Lehi sobrevivir y, por lo tanto, condujeron al futuro nacimiento de Lehi, el instaurador y primer profeta del Libro de Mormón. Irónicamente, solo unas pocas generaciones más tarde, la misma mano divina que había guiado a los antepasados de Lehi a la seguridad de las murallas de Jerusalén, luego condujo a Lehi a la seguridad lejos de Jerusalén, permitiéndole así sobrevivir a la invasión del ejército babilónico y establecer una rama justa de Israel en una nueva tierra de promisión. Así, el legado de estos fieles descendientes de José, preservado a través de las migraciones providenciales, sigue hablando hoy en todo el mundo por medio del Libro de Mormón.

Otras lecturas

Jeffrey R. Chadwick, “Lehi’s House at Jerusalem and the Land of His Inheritance”, en Glimpses of Lehi’s Jerusalem, ed. John W. Welch, David Rolph Seely y Jo Ann H. Seely (Provo, Utah: Foundation for Ancient Research and Mormon Studies, 2004), 81–130. Evidence Central, “Book of Mormon Evidence: Descendants of Joseph”, Evidence #291 (27 de diciembre de 2021).

1. 1 Nefi 3:3; 5:14, 16; Alma 10:3.2. Don Bradley, The Lost 116 Pages: Reconstructing the Book of Mormon’s Missing Stories (Salt Lake City, UT: Greg Kofford Books, 2019), 157–160. 3. Origen Bacheler, Mormonism Exposed Internally and Externally (New York, NY, 1838), 11. 4. Véase M. Broshi, “The Expansion of Jerusalem in the Reigns of Hezekiah and Manasseh”, Israel Exploration Journal 24, no. 1 (1974): 21–26. 5. Véase Yigal Shiloh, “Jerusalem: Excavation Results”, en The New Encyclopedia of Archaeological Excavations in the Holy Land, 5 vols., ed. Ephraim Stern (Jerusalem, Israel: Israel Exploration Society; Carta, 1993), 2:704–710; G. J. Wightman, The Walls of Jerusalem: From the Canaanites to the Mamluks (Sydney, AU: Meditarch, 1993), 39–64; Margreet Steiner, “Expanding Borders: The Development of Jerusalem in the Iron Age”, en Jerusalem in Ancient History and Tradition, ed. Thomas L. Thompson (New York, NY: T&T Clark International, 2003), 75–79; Hillel Geva, “Western Jerusalem at the End of the First Temple Period in Light of the Excavations in the Jewish Quarter”, en Jerusalem in Bible and Archaeology, ed. Andrew G. Vaughn y Ann E. Killebrew (Boston, MA: Brill, 2003), 183–208; Jeffrey R. Chadwick, “Jerusalem”, en Encyclopedia of the Bible and its Reception, 21 vols. (Boston, MA: De Gruyter, 2009–2024), 13:1009–1012; William G. Dever, Beyond the Texts: An Archaeological Portrait of Ancient Israel and Judah (Atlanta, GA: SBL Press, 2017), 548. 6. Steiner, “Expanding Borders”, 78. 7. Shiloh, “Jerusalem: Excavation Results”, 704. Véase Chadwick, “Jerusalem”, 1010: “En las décadas posteriores al 735 a. C., el movimiento de refugiados hacia Judá desde el vecino reino septentrional de Israel, como resultado de las conquistas asirias, condujo al asentamiento de un área adicional en la ubicación del actual barrio judío, que pasó a llamarse Mišneh, término hebreo que significa 'segundo' o 'adicional". 8. Para las estimaciones altas y bajas del crecimiento demográfico de Jerusalén, véase Avraham Faust, “The Settlement of Jerusalem’s Western Hill and the City’s Status in Iron Age II Revisited”, Zeitschrift des Deutschen Palästina-Vereins 121, no. 2 (2005): 97–118; Hillel Geva, “The Settlement on the Southwestern Hill of Jerusalem at the End of the Iron Age: A Reconstruction Based on the Archaeological Evidence”, Zeitschrift des Deutschen Palästina-Vereins 122, no. 2 (2006): 140–150. Para el debate sobre hasta qué punto los refugiados del norte desempeñaron un papel en este crecimiento demográfico, véase el intercambio entre Naʾaman y Finkelstein: Nadav Naʾaman, “When and How Did Jerusalem Become a Great City? The Rise of Jerusalem as Judah’s Premier City in the Eighth–Seventh Centuries BCE”, Bulletin of the American Schools of Oriental Research 347 (2007): 21–56; Israel Finkelstein, “The Settlement History of Jerusalem in the Eighth and Seventh Centuries BC”, Revue Biblique 115, no. 4 (2008): 499–515; Nadav Naʾaman, “The Growth and Development of Judah and Jerusalem in the Eighth Century BCE: A Rejoinder”, Revue Biblique 116, no. 3 (2009): 321–335; Nadav Naʾaman, “Dismissing the Myth of a Flood of Israelite Refugees in the Late Eighth Century BCE”, Zeitschrift für die alttestamentliche Wissenschaft 126, no. 1 (2014): 1–14; Israel Finkelstein, “Migration of Israelites into Judah after 720 BCE: An Answer and an Update”, Zeitschrift für die alttestamentliche Wissenschaft 127, no. 2 (2015): 188–206. Philippe Guillaume, “Jerusalem 720–705 BCE: No Flood of Israelite Refugees”, Scandinavian Journal of the Old Testament 22, no. 2 (2008): 195–211, apoya la posición de Naaman, pero sigue siendo minoritaria entre los eruditos. 9. Geva, “Western Jerusalem”, 205. 10. Aaron A. Burke, “An Anthropological Model for the Investigation of the Archaeology of Refugees in Iron Age Judah and Its Environs”, en Interpreting Exile: Displacement and Deportation in Biblical and Modern Contexts, ed. Brad E. Kelle, Frank Ritchel Ames, y Jacob L. Wright (Atlanta, GA: Society of Biblical Literature, 2011), 49; Aaron A. Burke, “Coping with the Effects of War: Refugees in the Levant during the Bronze and Iron Ages”, en Disaster and Relief Management in Ancient Israel, Egypt and the Ancient Near East, ed. Angelika Berlejung, Ariel Bagg y Gunnar Lehman (Tubingen, Germany: Mohr Siebeck, 2012), 275. Compare Israel Finkelstein y Neil Asher Silberman, David and Solomon: In Search of the Bible’s Sacred Kings and the Roots of the Western Tradition (New York, NY: Free Press, 2006), 137–138: “Quizás la mitad de la población de Judá a finales del siglo VIII y principios del VII a. C. era de origen israelita del norte”. 11. William M. Schneidewind, “Jerusalem, the Late Judahite Monarchy, and the Composition of the Biblical Texts”, en Jerusalem in Bible and Archaeology, 375–393; Gary A. Rendsburg and William M. Schniedewind, “The Siloam Tunnel Inscription: Historical and Linguistic Perspectives”, Israel Exploration Journal 60 (2010): 188–203. Sobre el traer registros, véase Israel Finkelstein, The Forgotten Kingdom: The Archaeology and History of Northern Israel (Atlanta, GA: Society of Biblical Literature, 2013), 3, 65, 140–151. 12. Finkelstein, Forgotten Kingdom, 3. 13. William M. Schiedewind, How the Bible Became a Book (New York, NY: Cambridge University Press, 2004), 95. 14. Véase Shlomit Weksler-Bdolah, Alexander Onn, Shua Kisilevitz y Brigitte Ouahnouna, “Layers of Ancient Jerusalem”, Biblical Archaeology Review 38, no. 1 (2012): 36–47, 69–70. 15. Anat Mendel-Geberovich, Ortal Chalaf, and Joe Uziel, “The People Behind the Stamps: A Newly Found Group of Bullae and a Seal from the City of David, Jerusalem”, Bulletin of the American Schools of Oriental Research 384 (2020): 159–182. 16. Itzaq Shai, “A Note on the Importance of the Name Manasseh as King of Judah”, en To Explore the Land of Canaan: Studies in Honor of Jeffrey R. Chadwick, ed. Aren M. Maeir y George A. Pierce (Boston, MA: Walter de Gruyter, 2022), 288–296. 17. Véase Neal Rappleye, “Lehi the Smelter: New Light on Lehi’s Profession”, Interpreter: A Journal of Latter-day Saint Faith and Scholarship 14 (2015): 223–225. 18. Sobre Labán y el título de comandante de la fortaleza, véase Central del Libro de Mormón, “¿Quién era Labán? (1 Nephi 3:3)”, KnoWhy 709 (January 11, 2024); Kelly N. Schaeffer-Bullock, “Rediscovering Zoram: The Chief Naʾar of the Commander of the Fortress” (borrador, August 2023), copia en posesión del personal de investigación de la Central de Escrituras. 19. Jeffrey R. Chadwick, “Lehi’s House at Jerusalem and the Land of His Inheritance”, en Glimpses of Lehi’s Jerusalem, ed. John W. Welch, David Rolph Seely y Jo Ann H. Seely (Provo, UT: Foundation for Ancient Research and Mormon Studies, 2004), 127, véase también las págs. 87–93. 20. Chadwick, “Lehi’s House at Jerusalem”, 93–105, 127. 21. Véase 2 Crónicas 30:1, 6, 11, 18, 25 y el análisis de estos pasajes en Chadwick, “Lehi’s House at Jerusalem”, 91–93. La Biblia informa más explícitamente una migración de israelitas desde Manasés y Efraín durante el reinado de Asa, ca. 900 a. C. (2 Crónicas 15:9), pero esta migración no tiene en cuenta los detalles del Libro de Mormón, así como la migración posterior respaldada por la arqueología. Véase Chadwick, “Lehi’s House at Jerusalem”, 87.

Libro de Mormón
Israelitas

© Copyright 2024 Central de las Escrituras: Una organización sin fines de lucro. Todos los derechos reservados.. Registrado 501(c)(3). EIN: 20-5294264