KnoWhy #715 | Febrero 15, 2024

¿Por qué Lehi le dice a sus hijos: “levantaos del polvo”?

Publicación aportada por

 

Scripture Central

"Despertad, hijos míos; ceñíos con la armadura de la rectitud. Sacudíos de las cadenas con las cuales estáis sujetos, y salid de la obscuridad, y levantaos del polvo". 2 Nefi 1:23

El conocimiento

Poco antes de su muerte, Lehi ofreció a sus hijos bendiciones personalizadas. Al dirigirse a sus hijos mayores, les imploró tres veces: "levantaos del polvo", es decir, que confiaran plenamente en el Señor y se mantuvieran fieles a los convenios que habían hecho con Él (véase 2 Nefi 1:14, 21, 23). En el transcurso de su sermón, Lehi da otras instrucciones importantes relacionadas con levantarse del polvo, incluido el encargo de "[d]espertad, hijos míos; ceñíos con la armadura de la rectitud. Sacudíos de las cadenas con las cuales estáis sujetos, y salid de la obscuridad, y levantaos del polvo" (2 Nefi 1:23).Como ha señalado Jeff Lindsay, el discurso inicial de Lehi registrado en 2 Nefi 1 parece inspirarse en temas importantes que se encuentran en el comienzo de Isaías 52, que dice: "¡Despierta, despierta, vístete de tu poder, oh Sion! ¡Vístete de tus ropas hermosas, oh Jerusalén, ciudad santa! Porque nunca más vendrá a ti el incircunciso ni el impuro. Sacúdete el polvo; levántate y siéntate, oh Jerusalén; suelta las ataduras de tu cuello, oh cautiva hija de Sion" (Isaías 52:1–2)1.En Isaías 52 y en el discurso de Lehi están claramente presentes los temas de despertarse, levantarse del polvo, vestirse con ropas sagradas y quitarse las cadenas o grilletes. Esta profecía de Isaías también parece haber sido influyente entre Nefi y su pueblo, ya que Nefi parece aludir a esta instrucción en su salmo y Jacob la cita expresamente unos capítulos más tarde en un sermón de renovación del convenio 2. Un aspecto que nos ayuda a entender por qué Lehi se centró tanto en levantarse del polvo puede encontrarse en las coronaciones israelitas. Este tema está claramente presente en la Biblia, cuando el Señor le dice a Baasa que "te levanté del polvo" cuando fue ungido rey sobre Israel, pero como Baasa no había sido fiel a sus convenios con el Señor "barrer[á] a la posteridad de Baasa" (1 Reyes 16:2-3). Comentando este pasaje, Walter Brueggemann ha señalado que este pasaje se basa en una "fórmula real de entronización" basada en la afirmación de Génesis 3:19 de que "polvo eres y al polvo volverás". Como tal, "ser levantado' del polvo' significa ser elevado de la oscuridad a un cargo real y volver al polvo significa ser privado de ese cargo y devuelto a la oscuridad"3. Además, Brueggemann señala que la representación de ser sacado del polvo depende en gran medida de un convenio con una deidad en el antiguo mundo del Cercano Oriente. Así, cuando el rey es levantado del polvo, es "aceptado como compañero de convenio y tratado con gracia; volver al polvo significa perder esa relación de alianza". En otras palabras, "ser 'del polvo' es entrar en el convenio y volver 'al polvo' es anular el convenio"4. Esto también es cierto en el pasaje de Isaías5. Como observa Lindsay, cuando Isaías ordena a sus hijos "Sacúdete el polvo; levántate y siéntate", no les está diciendo "que vuelvan a sentarse en el polvo, sino que se levanten y se sienten en el trono que Dios ha preparado"6. Tales afirmaciones se encuentran también en relación con la muerte y la renovación de la vida; así, entrar en una alianza puede ser simbólico de resurrección según esta fórmula7.Recurrir a una fórmula real de entronización habría sido especialmente apropiado dadas las circunstancias de Lehi. Cuando Lehi se dirige a Lamán, Lemuel, Sam y los hijos de Ismael, les informa: "[S]i escucháis la voz de Nefi, no pereceréis. Y si lo escucháis, os dejo una bendición, sí, mi primera bendición. Pero si no queréis escucharlo, retiro mi primera bendición, sí, mi bendición, y quedará sobre [Nefi]" (2 Nefi 1:28–29). Como señala Lindsay, este pasaje recuerda la "promesa anterior del Señor a Nefi, condicionada a su obediencia, de que sería maestro y gobernante sobre sus hermanos (1 Nefi 2:22)"8. Como Lamán y Lemuel se rebelaron constantemente contra el Señor, al no "levantarse del polvo", perdieron su derecho a gobernar. Sin embargo, tal no fue el caso de Nefi, quien "a través de su fidelidad y sus escritos demuestra que ha respondido a las enseñanzas de Lehi en 2 Nefi 1, aunque dirigidas a otros, y califica plenamente como sucesor de Lehi tanto espiritual como políticamente"9. Al escribir su salmo después de la muerte de Lehi, Nefi "refuerza su aceptación de la súplica de Lehi cuando le pide a Dios en el versículo 31 que lo haga '[temblar] al aparecer el pecado', siguiendo el mandato de Lehi de '[sacudirse] las cadenas con las que estáis atados' y cumpliendo con Isaías 52:2, '[s]acúdete del polvo'"10. Al hacerlo, Nefi está aceptando la bendición del liderazgo que le habían prometido su padre y el Señor debido a su fidelidad. El motivo del polvo en relación con los reyes y líderes nefitas siguió desempeñando un papel importante a lo largo de la historia nefita. Como se mencionó anteriormente, Jacob citó Isaías 52:1-2 en un contexto de renovación del convenio que probablemente reflejaba la Fiesta de los Tabernáculos, que también podría servir como un ritual de coronación para los reyes israelitas. Al citar estos pasajes en ese momento, Jacob podría estar haciendo referencia a la bendición de su hermano y a su gobierno sobre el pueblo11. Del mismo modo, en Mosíah 2:25-26, el rey Benjamín "invoca el tema del polvo para recordar humildemente a su pueblo que él no es mejor que ellos" poco antes de anunciar que su hijo Mosíah sería nombrado rey sobre el pueblo de Zarahemla12.

El porqué

El llamado a levantarse del polvo habría sido especialmente poderoso en las mentes de los antiguos israelitas, quienes lo habrían reconocido como un llamado a entrar en un convenio con Dios y aceptar las altas bendiciones que Él desea otorgar a Sus hijos. Esto se hace más significativo cuando la respuesta de Nefi a su padre se contrasta con la de Lamán y Lemuel. Aunque Lamán y Lemuel repetidamente mostraron señales de arrepentimiento después de sus rebeliones durante sus viajes, constantemente regresaron a sus viejas costumbres. Neal A. Maxwell señaló una vez: “Lamán y Lemuel se volvieron rebeldes en lugar de líderes, con resentimiento en lugar de rectitud, y todo por su falta de comprensión tanto del carácter como de los propósitos de Dios”13. Al rechazar constantemente la oportunidad de entrar en un convenio con Dios mediante el cual se les pudiera otorgar la bendición de su padre, Lamán y Lemuel perdieron su posición en favor de su hermano menor, Nefi, porque él demostró al Señor que sería fiel a sus convenios y ayudaría a su pueblo a acercarse a su Salvador, Jesucristo. Aunque inicialmente dirigidas a sus hijos, las instrucciones de Lehi de "levantarse del polvo" son aplicables a los lectores modernos del Libro de Mormón. Jeff Lindsay ha señalado: "Levantarse del polvo está vinculado a los convenios divinos. Cumplirlos es levantarse del polvo, pero no solo levantarse, sino ser dotado... de poder y autoridad"14 . Todos los hijos de Dios están invitados a hacer y guardar convenios sagrados con Él, y por lo tanto, todos podemos "levantarnos del polvo" al mantenernos fieles a los convenios que hacemos en el bautismo y en el templo. Este tema es especialmente importante al final del Libro de Mormón. Allí Moroni vuelve a referirse a Isaías 52 al exhortar a los lectores modernos al escribir: "¡Y despierta y levántate del polvo, oh Jerusalén; sí, y vístete tus ropas hermosas, oh hija de Sion; y fortalece tus estacas, y extiende tus linderos para siempre, a fin de que ya no seas más confundida, y se cumplan los convenios que el Padre Eterno te ha hecho, oh casa de Israel!" (Moroni 10:31).Las hermosas vestiduras que menciona Moroni (que son similares a la armadura de Dios de Lehi) "bien pueden referirse a las túnicas y vestiduras del Templo, donde echamos mano de todo buen don y aprendemos a echar fuera a Satanás y a rechazar sus malos dones" y donde cada fiel seguidor del Señor Jesucristo es bendecido con la habilidad y el poder de salir eternamente en rectitud y gloria como un rey o reina celestial, sacerdote o sacerdotisa, para Dios. Por lo tanto, Moroni concluye llamándonos a nosotros y a todos sus lectores "a salir de la oscuridad y a levantarnos del polvo mientras guardamos nuestros convenios con Dios y recibimos la gracia y los buenos dones que Dios ofrece a los que vienen a Cristo"15.

Otras lecturas

Jeff Lindsay, “‘Arise from the Dust’: Insights from Dust-Related Themes in the Book of Mormon (Part 2: Enthronement, Resurrection, and Other Ancient Motifs from the ‘Voice from the Dust’)”, Interpreter: A Journal of Latter-day Saint Faith and Scholarship 22 (2016): 233–277. Central del Libro de Mormón, “¿Por qué Isaías profetiza sobre las hijas de Sion? (2 Nefi 13:16–17)”, KnoWhy 550 (2 de marzo 2, 2020).

1. Jeff Lindsay, “‘Arise from the Dust’: Insights from Dust-Related Themes in the Book of Mormon (Part 2: Enthronement, Resurrection, and Other Ancient Motifs from the ‘Voice from the Dust’)”, Interpreter: A Journal of Latter-day Saint Faith and Scholarship 22 (2016): 236–238. 2. Para conocer el contexto del sermón de Jacob, véase Central de las Escrituras, “¿Se refirió Jacob a las fiestas de otoño de Israel? (2 Nefi 6:4)”, KnoWhy 32 (febrero 9, 2016). También vale la pena observar que este mismo capítulo (aunque no el mismo versículo) de Isaías sería influyente en el ministerio de Abinadí, ya que los sacerdotes de Noé disputarían con él el significado de Isaías 52:7. Véase Mosíah 12:21; 15:14–21. 3. Walter Brueggemann, “From Dust to Kingship”, Zeitschrift für die Alttestamentliche Wissenschaft 84, no. 1 (1972): 2. 4. Brueggemann, “From Dust to Kingship”, 2–3. 5. Esta representación se encuentra en otras profecías de Isaías. En estos oráculos, la hija de Sion, una personificación de la ciudad de Jerusalén y de toda la casa de Israel por extensión, es desnudada y despojada de su maldad en otro lugar. Solo al regresar al Señor y ser fiel a sus convenios, Israel podría levantarse de su estado desnudo e inmundo, convirtiéndose así en un símbolo de la glorificación y entronización de Israel. Central del Libro de Mormón, “¿Por qué Isaías profetiza sobre las hijas de Sion? (2 Nefi 13:16–17)”, KnoWhy 550 (marzo 2, 2020), para una mayor discusión sobre este principio.6. Lindsay, “‘Arise from the Dust’”, 237–238. 7. El estudio principal sobre este tema se puede encontrar en J. Wijngaards, “Death and Resurrection in Covenantal Context (Hos. VI 2)”, Vetus Testamentum 17, no. 2 (1967): 226–239. Jeff Lindsay también lo resume brevemente en Lindsay, “‘Arise from the Dust’”, 239.8. Lindsay, “‘Arise from the Dust,’” 241. 9. Lindsay, “‘Arise from the Dust,’” 241. 10. Lindsay, “‘Arise from the Dust,’” 238. 11. Para una discusión sobre el uso de Isaías por parte de Jacob en su discurso que insinúa este día festivo israelita, véase John S. Thompson, “Isaiah 50–51, the Israelite Autumn Festivals, and the Covenant Speech of Jacob in 2 Nephi 6–10”, en Isaiah in the Book of Mormon, ed. Donald W. Parry y John W. Welch (Provo, UT: FARMS, 1998), 124–150. 12. Lindsay, “‘Arise from the Dust’”, 243; véase Mosíah 2:30. También es posible que los sacerdotes de Noé se basaran en la representación de la realeza de este capítulo para afirmar sus prerrogativas reales sobre el pueblo en la tierra de Nefi. 13. Neal A. Maxwell, “Lecciones que aprendemos de Lamán y de Lemuel”, Liahona, noviembre de 1999. 14. Lindsay, “‘Arise from the Dust’”, 240. 15. Lindsay, “‘Arise from the Dust’”, 245.

Libro de Mormón

© Copyright 2024 Central de las Escrituras: Una organización sin fines de lucro. Todos los derechos reservados.. Registrado 501(c)(3). EIN: 20-5294264