Publicación aportada por Central de las Escrituras

Black Logo

¿Cómo Jesús provee las aguas de la vida a todas las personas?

KnoWhy #658 | Febrero 16, 2023

"[M]as el que bebiere del agua que yo le daré no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que brote para vida eterna".

Juan 4:14

El conocimiento

Mientras Jesús viajaba a Galilea, descansó en el profundo Pozo de Jacob, cerca de una aldea samaritana llamada Sicar. Cuando una mujer salió de la ciudad para sacar agua, Jesús habló con ella y le dijo que, a diferencia del pozo, Él ofrecía al mundo agua viva y que "el que bebiere del agua que yo le daré no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que brote para vida eterna" (Juan 4:14). La mujer dudó inicialmente de la autoridad de Jesús, preguntándole: "¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob?" (Juan 4:12). Sin embargo, pronto reconoció a Jesús como profeta y luego como el Mesías prometido (Juan 4:19, 29). Gracias a su fe y a su corazón contrito, Jesús se identificó como Jehová, declarando: "Yo soy, el que habla contigo" (Juan 4:26). Puede que no sea evidente en la versión Reina Valera, pero el texto griego subyacente utiliza la frase "Yo soy", recordando el encuentro de Moisés con el Señor en el monte Sinaí, donde "respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY" (Éxodo 3:14). Como tal, este pasaje puede traducirse alternativamente como "YO SOY te está hablando"1. Según John W. Welch y Jeannie S. Welch, "la declaración de Jesús a la mujer a las afueras de una aldea de Samaria es sin duda una de las más famosas, más importantes y más inequívocas revelaciones de su identidad"2. La autoidentificación de Jesús como Jehová también puede ayudar a los lectores a comprender mejor lo que quiso decir al declararse fuente de aguas vivas o aguas de la vida. Este concepto tiene importantes conexiones con el templo israelita, donde Jehová se reunía con su pueblo junto al propiciatorio (véase Éxodo 25:22). Como ha observado Hugh Nibley, los templos del mundo antiguo contenían cuencas o manantiales de agua "de los que brotaban cuatro corrientes para llevar las aguas vivificantes a las cuatro regiones de la tierra"3. Los templos se diseñaban a propósito para recordar a los adoradores el Jardín del Edén, del que brotaban cuatro ríos hacia diferentes regiones de la tierra (véase Génesis 2:10-14). También podría considerarse que las aguas vivificadoras proporcionan vida eterna y sustento a los hijos de Dios. John y Jeannie Welch han señalado que la declaración de Jesús a la mujer "puede tener algo que ver con la progenie eterna" debido a que invitó a la mujer a traer a su marido4. Jesús podría incluso haber tenido en mente el texto griego de Números 5 de la Septuaginta (LXX). Ese texto explica que si una mujer era sospechosa de infidelidad, podía limpiar su reputación asistiendo al templo con su marido, donde la mujer juraría su inocencia ante los sacerdotes. Entonces se le daría a beber una copa de "agua pura viva" como señal de su inocencia (Números 5:17 LXX)5. Al pedir que el marido de la mujer acudiera con ella, Jesús pudo haber estado ofreciendo a la mujer una oportunidad solemne de demostrar su inocencia o, alternativamente, de arrepentirse y participar plenamente de Su expiación, siendo entonces declarada limpia por el verdadero y gran Sumo Sacerdote: el propio Jesús (véase Hebreos 3:1). El uso por parte de Jesús de temas relacionados con el templo habría sido especialmente significativo para la mujer samaritana porque Sicar era una aldea cercana al monte Gerizim, la ubicación tradicional del templo samaritano. Los samaritanos incluso tuvieron un templo allí hasta que fue destruido en la conquista judía de Samaria bajo Juan Hircano en 111-110 a. C.6 Sin embargo, a diferencia de cualquiera de estos templos que se habían construido en Jerusalén o en el monte Gerizim, Jesús se identificaba ahora como la auténtica y largamente esperada fuente de aguas santas y vivas permanentes, como se había simbolizado durante mucho tiempo en el templo7. Por consiguiente, la iglesia centrada en el convenio que Cristo estableció (que ayuda a llevar a la gente a Él) podría servir como otro tipo de acceso santo para todo el mundo (véase 1 Corintios 3:16).

El porqué

Prácticamente todos los seres vivos dependen del agua para vivir. El agua proporciona el alimento, bebida fresca y limpieza esenciales. En todos estos sentidos, el agua pura y viva es un símbolo adecuado de los poderes exaltadores y eternos de Jesucristo. Jesucristo ofreció a la samaritana algo mucho más grande y profundo que cualquier bendición terrenal o mortal. Puesto que ella pidió que se le diera esa agua, podemos observar a su ejemplo de ejercer la fidelidad que le permite reconocer a Jesús como el Cristo incomparable. Además, este relato enfatiza que Jesús es el verdadero dador de la vida eterna. Así como el agua nos refresca y alimenta, Jesucristo puede ofrecer alimento a nuestras almas cuando venimos a Él, le adoramos y hacemos convenios con Él a través del bautismo y las ordenanzas del templo. Y, al igual que el agua puede limpiar nuestros cuerpos, Jesucristo ofrece a todos y cada uno de nosotros el perdón, la purificación y la salvación. Como Alma enseñó una vez a los nefitas, "nadie puede salvarse a menos que sus vestiduras sean lavadas y blanqueadas; sí, sus vestiduras deben ser purificadas hasta que queden limpias de toda mancha, por medio de la sangre de aquel de quien han hablado nuestros padres, que vendría a redimir a su pueblo de sus pecados" (Alma 5:21). Jesús es nuestro Buen Pastor. Él puede curarnos y darnos el agua de la vida porque nos conoce a nosotros, sus ovejas. Nos conduce junto a aguas tranquilas cuando escuchamos y seguimos su voz. El élder Robert C. Gay ha enseñado: “El poder de Su expiación es el poder de superar cualquier carga en nuestra vida. El mensaje de la mujer en el pozo es que Él conoce las situaciones de nuestra vida y que siempre podemos caminar con Él, sin importar dónde nos encontremos”8. Sean cuales sean nuestras circunstancias individuales, Jesucristo siempre está ahí, una fuente pura de agua viva para saciar y purificar nuestras almas cansadas y necesitadas.

Otras lecturas

John W. Welch y Jeanie S. Welch, The Parables of Jesus: Revealing the Plan of Salvation (American Fork, UT: Covenant Communications, 2019), 24–33. Jackson Abhau, “John 2–4”, en New Testament Minute: John, ed. John W. Welch (Springville, UT: Scripture Central, 2022).

1. John W. Welch y Jeanie S. Welch, The Parables of Jesus: Revealing the Plan of Salvation (American Fork, UT: Covenant Communications, 2019), 25. 2. Welch y Welch, Parables of Jesus, 25. 3. Hugh Nibley, “The Hierocentric State”, en The Ancient State: The Rulers and The Ruled, ed. Donald W. Parry y Stephen D. Ricks (Provo, UT: Foundation for Ancient Research and Mormon Studies [FARMS]; Salt Lake City, UT: Deseret Book, 1991), 110; véase también John Lundquist, “What Is a Temple? A Preliminary Typology”, en Temples of the Ancient World: Ritual and Symbolism, ed. Donald W. Parry (Provo, UT: FARMS; Salt Lake City, UT: Deseret Book, 1994), 88–89. 4. Welch y Welch, Parables of Jesus, 27. No se nos informa de la edad de esta mujer ni de cómo llegó a casarse cinco veces. Es posible que alguno de sus maridos haya muerto o se haya divorciado de ella. En cualquier caso, su situación era insólita y, al parecer, sus grandes necesidades la habían acercado a sus raíces ancestrales, cerca del pozo de Jacob y Rebeca, por cuyo linaje se había prometido que vendría el Mesías. 5. Welch y Welch, Parables of Jesus, 28. 6. Este tema se trata brevemente en Welch and Welch, Parables of Jesus, 26. 7. Véase, por ejemplo, Mateo 12:6 y Juan 2:19–21. 8. Robert C. Gay, “Tomar sobre nosotros el nombre de Jesucristo”, Conferencia general, octubre de 2018.

Agua
Vida eterna
Samaria
Templo
Sanación
Limpieza
Santa Biblia

© Copyright 2024 Central de las Escrituras: Una organización sin fines de lucro. Todos los derechos reservados.. Registrado 501(c)(3). EIN: 20-5294264