Publicación aportada por Scripture Central

Black Logo

¿Qué enseñó Jesús a sus apóstoles durante cuarenta días?

KnoWhy #678 | Julio 7, 2023

"[A] quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles del reino de Dios".

Hechos 1:3

El conocimiento

Al inicio del libro de Hechos, Lucas menciona la manera en que Jesucristo "se presentó vivo con muchas pruebas indubitables" a sus once apóstoles restantes, "apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles del reino de Dios" (Hechos 1:3). Sin embargo, la conclusión del evangelio de Lucas limita las apariciones de Jesús después de su resurrección a solo un día (véase Lucas 24:13 ,34, 36) y Juan 21 menciona solamente un breve encuentro. Debido a la breve referencia de la ministración de cuarenta días en Hechos 1, los lectores de la Biblia se han preguntado qué se enseñó en esos días. Hugh Nibley, erudito de la Iglesia, fue uno de los primeros en investigar seriamente este periodo de instrucción extenso, el cual se amplió en los textos apócrifos que fueron escritos por los primeros cristianos. Muchos de estos escritos, observa Nibley, se convirtieron en una gran incomodidad para la Iglesia cristiana a medida que avanzaba hacia el siglo IV y más allá. "La gran literatura de la misión de cuarenta días del Señor", explica Nibley, "se perdió de vista rápidamente por el mundo cristiano porque nunca fue muy popular", y los primeros escritores desde "Clemente y Orígenes han empleado toda la retórica y la lógica para evitar [el] craso literalismo" de Hechos 1:31. ¿Qué pudo llevar a esta incomodidad en torno a las menciones del ministerio de cuarenta días de Jesús? En todos los textos que Hugh Nibley estudió, surgieron cuatro temas relativos a este ministerio que habrían conducido evidentemente a que estos textos fueran tan impopulares entre muchos de los primeros cristianos.

1. Profecías de la Apostasía

En primer lugar, muchos de estos textos afirman que los apóstoles "serán rechazados por todos los hombres y se retirarán penosamente del mundo, momento en que aparecerán corruptores y falsos pastores dentro de la Iglesia, donde una creciente facción de mundanos pronto vencerá y eliminará lo que quede de los santos fieles"2. Esta sombría imagen de una apostasía inminente se ve finalmente "confirmada por los Padres Apostólicos, que están convencidos de que están contemplando el cumplimiento de estas mismas profecías" a principios del siglo II d. C., cuando se basaron en los escritos anteriores del Nuevo Testamento, que advertían a los apóstoles de "lobos rapaces que no perdonarán al rebaño" (Hechos 20:29). 3 Dado que Jesús había advertido a sus apóstoles de una apostasía durante su ministerio mortal4, cabría esperar que una enseñanza tan importante se reforzara durante esta época crítica antes de que los apóstoles viajaran al extranjero para compartir el mensaje del evangelio. De los diversos viajes de cada apóstol surgirían experiencias que se convertirían en la base de temas comunes en los primeros escritos cristianos, ofreciendo relatos apócrifos de cómo los apóstoles cumplieron su encargo siguiendo las instrucciones de cuarenta días del Señor mediante milagros y enseñanzas secretas5.

2. Realización de las Sagradas Ordenanzas

En segundo lugar, las enseñanzas incluidas en la literatura de los cuarenta días se describen como impartidas a un "grupo de culto cerrado". Esto incluía la realización de diversos ritos y ordenanzas del sacerdocio que incluían "ritos de lavado y unción", seguidos de la recepción de una "vestidura simbólica pero real y tangible". Otros textos se centran en la naturaleza del matrimonio, una de las ordenanzas más sagradas que debía mantenerse en secreto6. S. Kent Brown y C. Wilfred Griggs señalan asimismo que algunos de estos textos (como el evangelio de Felipe) sitúan el matrimonio como "un requisito para los que quisieran alcanzar el más alto de los tres cielos"7. Otras ordenanzas que se encuentran en estos textos incluyen un círculo de oración, así como un relato ritual de los concilios premortales en el cielo, la caída de Lucifer, la Creación y la Caída y, por último, la recepción de los convenios preparatorios para el regreso del Señor8. A quienes fueron fieles a estos convenios, ha señalado John Gee, se les promete poder "volver a la gloria de Dios". Además, "estos relatos, normalmente llamados secretos... a menudo se relacionan de alguna manera con el templo, o se comparan con el Monte de la Transfiguración"9, otra experiencia del templo registrada en el Nuevo Testamento10. Tales ordenanzas se encontraron en los primeros años del cristianismo, pero finalmente se perdieron y fueron corrompidas por grupos opuestos. No obstante, Nibley observa que estas ordenanzas "todas miran hacia el templo y pertenecen a la instrucción de los 40 días"11.

3. Salvación para los muertos

En tercer lugar, Jesucristo enseñó a sus apóstoles acerca de su descenso al reino de los muertos. Esto se denomina a menudo en estos textos el kerigma, o "la predicación". Estos textos retratan a Jesús no solo guiando a los Santos justos a su hogar celestial, sino también organizando el trabajo para aquellos que no habían podido aceptar el evangelio en esta vida. Esta predicación incluía a Jesús declarando que aun estos espíritus requerirían un sello de bautismo y otras ordenanzas, las cuales serían realizadas vicariamente por los muertos12. Solo después de que estas ordenanzas fueran realizadas y aceptadas por los espíritus individuales, se les permitiría "seguirle [a Jesús] de las tinieblas a su reino"13.

4. Resurreción de los muertos

En cuarto lugar, Jesús enseñó acerca de la resurrección de los muertos, incluyendo Su propia resurrección, lo que le permitió continuar ministrando a Sus apóstoles en "una serie de apariciones reales continuando la tutela y supervisión personal de los 40 días". Sin embargo, las visitas de Jesús a Sus Santos justos no se harían solo a Sus apóstoles; según estos textos, Él haría "otras apariciones, especialmente a unas pocas 'almas justas y puras y fieles', para prepararlos para la última y gloriosa" Segunda Venida14.

El porqué

Aunque los relatos apócrifos que rodean el ministerio de cuarenta días de Jesucristo no se aceptan ni se utilizan como Escritura, parecen contener múltiples enseñanzas que coinciden con las verdades restauradas del evangelio, lo que sugiere que pueden muy bien preservar enseñanzas auténticas del Señor resucitado. Como tal, las instrucciones que el Señor dio con respecto a los apócrifos en Doctrina y Convenios 91 podrían extenderse legítimamente a estos escritos también:
Contienen muchas cosas verdaderas, y en su mayoría se han traducido correctamente; hay muchas cosas en ellos que no son verdaderas, que son interpolaciones de los hombres. ... Por tanto, quien los lea, que entienda, porque el Espíritu manifiesta la verdad; y el que sea iluminado por el Espíritu logrará beneficio de ellos15.
Muchas de las enseñanzas citadas anteriormente tienen claros paralelismos con las escrituras de la Restauración, incluyendo pasajes del Libro de Mormón, Doctrina y Convenios y la Perla de Gran Precio. Por ejemplo, Hugh Nibley ha descubierto que estos cuatro temas clave prominentes en la literatura de los cuarenta días son igualmente paralelos al ministerio de Cristo posterior a la resurrección, tal como se registra en 3 Nefi 11-28. Un relato apócrifo conocido como el evangelio de los Doce Apóstoles, descubierto en 1904, refleja el relato de 3 Nefi con todo lujo de detalles. Algunas de estas similitudes incluyen al Señor comiendo una comida sagrada con Sus discípulos y compartiendo versiones de las oraciones sacramentales, dando el mandato de hacer que Sus discípulos se unifiquen con Él, y expresando el deseo de que Sus discípulos busquen dones superiores y sean alentados en su búsqueda de dones sagrados16. Estas similitudes han llevado a Hugh Nibley a concluir que estos escritos "pertenecen al estrato más antiguo de la escritura cristiana"17. Al igual que los autores de la literatura de los cuarenta días, los Santos de los Últimos Días también valoran las ordenanzas sagradas realizadas en los templos. El matrimonio, una de las ordenanzas prominentes en estos escritos, se ve especialmente como una ordenanza sagrada y eterna en el evangelio restaurado para nuestra admisión al grado más alto de la gloria celestial (véase DyC 131:1-4; 132). En la Restauración se encuentran otras ordenanzas realizadas por un representante para los antepasados que han fallecido antes que nosotros, así como relatos de los concilios premortales en el cielo, la Creación, la Caída y la recepción de convenios sagrados para regresar a Adán y Eva a la presencia del Señor, como los que se encuentran en la literatura de los cuarenta días18. Estos temas son especialmente prominentes en el templo, donde aprendemos más sobre la expiación de Jesucristo a través de los convenios realizados allí. Por último, el ministerio post-mortal de Jesucristo en el mundo de los espíritus, así como Sus apariciones a Sus profetas elegidos como un ser glorioso y resucitado, son mantenidos por los profetas modernos como hechos muy reales19. Aunque las enseñanzas y ordenanzas descritas en estos textos se perdieron o corrompieron en la Iglesia antigua, han sido restauradas a través de un profeta vivo. Aunque muchos aspectos de estos textos pueden ser interpretaciones y adiciones posteriores, pueden arrojar luz sobre estas importantes verdades del evangelio tal y como fueron enseñadas y entendidas por la Iglesia cristiana primitiva. Asimismo, pueden ayudar a profundizar nuestro aprecio por la Restauración del evangelio y sus ordenanzas, que verdaderamente han sido restauradas para nuestro beneficio en los últimos días.

Otras lecturas

Hugh Nibley, “Evangelium Quadraginta Dierum: The Forty-Day Mission of Christ—The Forgotten Heritage”, en Mormonism and Early Christianity (Provo, UT: Foundation for Ancient Research and Mormon Studies [FARMS]; Salt Lake City, UT: Deseret Book, 1987), 10–44, primera publicación en Vigilae Christianae 20 (1966): 1–24. Hugh Nibley, Teachings of the Book of Mormon, Semester 4: Transcripts of Lectures Presented to an Honors Book of Mormon Class at Brigham Young University, 1988–1990 (Provo, UT: FARMS; American Fork, UT: Covenant Communications, 2004), 69–80, 115–126. Hugh Nibley, “Christ among the Ruins”, en The Prophetic Book of Mormon (Provo, UT: FARMS; Salt Lake City, UT: Deseret Book, 1989), 407–434. John Gee, “Jesus Christ: Forty-Day Ministry and Other Post-Resurrection Appearances of Jesus Christ”, en Encyclopedia of Mormonism, 4 vols., ed. Daniel H. Ludlow (New York, NY: Macmillan, 1992), 2:734–736. S. Kent Brown y C. Wilfred Griggs, “The Postresurrection Ministry”, en Studies in Scripture: Acts to Revelation, vol. 6 of 8, ed. Robert L. Millet (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 1987), 12–23.

1. Hugh Nibley, “Christ among the Ruins”, en The Prophetic Book of Mormon (Provo, UT: Foundation for Ancienct Research and Mormon Studies [FARMS]; Salt Lake City, UT: Deseret Book, 1989), 409; Hugh Nibley, “Evangelium Quadraginta Dierum: The Forty-Day Mission of Christ—The Forgotten Heritage”, en Mormonism and Early Christianity (Provo, UT: FARMS; Salt Lake City, UT: Deseret Book, 1987), 10. 2. Nibley, “Evangelium Quadraginta Dierum”, 13. See also S. Kent Brown y C. Wilfred Griggs, “The Postresurrection Ministry”, en Studies in Scripture: Acts to Revelation, vol. 6 of 8, ed. Robert L. Millet (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 1987), 21–22; John Gee, “Jesus Christ: Forty-Day Ministry and Other Post-Resurrection Appearances of Jesus Christ”, en Encyclopedia of Mormonism, 4 vols., ed. Daniel H. Ludlow (New York, NY: Macmillan, 1992), 2:735. 3. Nibley, “Evangelium Quadraginta Dierum”, 13–14. Para una lista de todas las escrituras del Nuevo Testamento que profetizan una apostasía en la Iglesia primitiva, véase Noel B. Reynolds, “New Testament Evidences and Prophecies of Apostasy in the First-Century Church”, en Early Christians in Disarray: Contemporary LDS Perspectives on the Christian Apostasy, ed. Noel B. Reynolds (Provo, UT: FARMS, 2005), 355–370. 4. Véase, por ejemplo, Mateo 7:15; 13:24–30; y 24:5, 24. Véase también Central del Libro de Mormón, “¿Qué enseña la parábola del trigo y la cizaña sobre la apostasía? (Mateo 13:24–25)”, KnoWhy 660 (marzo 3 de 2023); Reynolds, “New Testament Evidences”, 358.5. Véase Brown and Griggs, “The Postresurrection Ministry”, 16–19. Algunos de los textos que citan incluyen Acts of Andrew, Acts of John, Acts of Peter, Acts of Philip y Acts of Thomas. Todos estos textos comparten el tema común de detallar el viaje misional de un apóstol con una referencia explícita o implícita a las enseñanzas secretas que habían recibido durante el ministerio de cuarenta días de Jesús. 6. Nibley, “Evangelium Quadraginta Dierum”, 14, 17. Véase también Brown and Griggs, “The Postresurrection Ministry”, 20–21. 7. Brown y Griggs, “The Postresurrection Ministry”, 21. Para más información sobre los temas del templo en Gospel of Philip, véase Gay Strathearn, “Reading the Gospel of Philip as a Temple Text”, en By Our Rites of Worship: Latter-day Saint Views on Ritual in Scripture, History, and Practice, ed. Daniel L. Belnap (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University; Salt Lake City, UT: Deseret Book, 2013), 173–205. 8. Nibley, “Evangelium Quadraginta Dierum”, 16–17. Véase también Brown and Griggs, “The Postresurrection Ministry”, 19–20; Gee, “Jesus Christ: Forty-Day Ministry”, 2:735. 9. Gee, “Jesus Christ: Forty-Day Ministry”, 2:735. 10. Por ejemplo, Heber C. Kimball enseñó una vez que "Jesús llevó a Pedro, Santiago y Juan a un monte alto, y allí les dio su investidura [del templo], y puso sobre ellos la autoridad para dirigir la Iglesia de Dios en todo el mundo, para ordenar hombres al Sacerdocio, para poner en orden la Iglesia y enviar a los ancianos de Israel a predicar a un mundo que perece". Heber C. Kimball, “Proclamation of the Gospel to the Dead”, en Journal of Discourses, 26vols. (London, UK: Latter-day Saints’ Book Depot, 1854–1886), 9:327. Según Doctrina y Convenios 63:21, Pedro, Santiago y Juan también vieron el glorioso futuro de la tierra, "relato cuya plenitud todavía no habéis recibido". Para un análisis exhaustivo de este acontecimiento, véase Rebecca L. Sybrowsky, “The Mount of Transfiguration”, Studia Antiqua 2, no. 2 (2003): 55–86. 11. Nibley, “Evangelium Quadraginta Dierum”, 17. 12. Véase Nibley, “Evangelium Quadraginta Dierum”, 15–17; Nibley, “Christ among the Ruins”, 412–413, 428–431; Gee, “Jesus Christ: Forty-Day Ministry”, 2:735. 13. Nibley, “Christ among the Ruins”, 413. 14. Nibley, “Evangelium Quadraginta Dierum”, 17–18. 15. Doctrina y Convenios 91:1–2, 4–6. Véase también Central del Libro de Mormón, “¿Por qué estudiar literatura apócrifa antigua? (Doctrina y Convenios 91:1, 4–5)”, KnoWhy 613 (12 de agosto de 2021).16. Esta lista se deriva de una comparación entre 3 Nefi y Gospel of the Twelve Apostles que se incluye en Nibley, “Christ among the Ruins”, 416–428. Para más comparaciones entre 3 Nefi y los primeros evangelios cristianos (tanto canónicos como no canónicos), véase Central del Libro de Mormón, “¿Por qué estudiar literatura apócrifa antigua? (3 Nefi 27:21)”, KnoWhy 222 (agosto 12, 2021); y Gee, “Jesus Christ: Forty-Day Ministry”, 2:736. 17. Nibley, “Christ among the Ruins”, 416. El Evangelio de los Doce Apóstoles se descubrió setenta y cuatro años después de la publicación del Libro de Mormón, por lo que es imposible que José Smith conociera dicho texto.18. Compara los relatos de los libros de Moisés y Abraham, que ofrecen una visión adicional de estos acontecimientos sagrados de la historia.19. Véase, por ejemplo, Doctrina y Convenios 110; 128; 138; José Smith-Historia 1:15–20.

Santa Biblia

© Copyright 2024 Central de las Escrituras: Una organización sin fines de lucro. Todos los derechos reservados.. Registrado 501(c)(3). EIN: 20-5294264